TEMPERATURA ACTUAL ° |
17 de enero del 2019
17/ene/2019
Linkedin
Facebook - Plan M
Twitter - @maximmontenegro
YouTube - Plan M
"En Economía se puede hacer cualquier cosa, menos evitar las consecuencias."
John Maynard Keynes
ECONOMÍA -
30 de Julio de 2018

¿La reactivación llegará a tiempo para la elección 2019?

Este año se repetirá la "maldición de los años pares". Devaluación, disparada de la inflación y recesión. Como ocurrió en 2014 y 2016. La pregunta clave es si la recuperación económica llegará a tiempo, como espera el Gobierno, para mejorar las chances electorales del oficialismo en las elecciones de 2019. El dilema de Macri: sin un fuerte ajuste, incumpliría las metas de déficit fiscal acordadas con el Fondo, lo cual aceleraría la fuga de capitales y la devaluación. Pero el ajuste en una economía recesiva amenaza con seguir debilitándolo en las encuestas y alimentar la idea del regreso de Cristina, un fantasma que ahuyentaría aún más el ingreso de dólares frescos al país.

Crédito:

Todo parece indicar que este año se repetirá la "maldición de los años pares". Según esa "maldición", en los años pares, sin elecciones, la economía entra en recesión y en los años impares, con elecciones, la economía se recupera. Esa es la norma que rige en Argentina desde 2012: en ese año, 2014 y 2016 el PBI cayó. En cambio, en 2013, 2015 y 2017, casualmente, la economía creció.
   En realidad, esa maldición se verifica desde que la inflación se comió el "colchón de competitividad" de los primeros años del kirchnerismo y los dólares de la soja ya no alcanzan para garantizar el normal funcionamiento de la economía local. Por eso, sobre todo desde 2013, la dinámica es siempre la misma: en los años electorales, el Gobierno de turno atrasa el dólar frente al resto de los precios, utiliza el tipo de cambio como ancla de la inflación, lo cual dinamiza el consumo interno, en especial de bienes durables con alto componente importado (autos, motos, electrónica, electrodomésticos). Mientras que en los años sin elección hay que devaluar para recuperar competitividad, y como la inflación se dispara por delante de los salarios, la caida del poder adquisitivo y del consumo sumergen a la economía en una recesión. 
 Con cepo cambiario, en 2013 y 2015, el gobierno de Cristina financió el atraso cambiario para producir un mini boom de consumo con la pérdida de reservas del Banco Central. La devaluación de Kicillof de 2014 le permitió estirar los últimos dólares disponibles en el Banco Central para llegar al final de 2015. 
  En 2016, la liberación del cepo y la devaluación, llevaron la inflación a casi el 40% y la economía cayó, según el Indec, un 2%. Un escenario muy similar al de 2014. Aunque Macri implementó un ajuste de tarifas de servicios públicos mucho mayor al que también aplicó el kirchnerismo en el 2014.
  En 2017, el financiamiento externo, vía endeudamiento, garantizó el atraso cambiario en el año electoral, y nuevamente el boom de ventas de bienes de consumo durable, más la recuperación del crédito, del sector inmobiliario y de la obra pública, delinearon un escenario de expansión muy similar al de 2013 y 2015. Por ejemplo, en 2013, con dólar barato, la venta de autos alcanzó el récord del millón de unidades, y el año pasado se volviló a estar muy cerca de ese número.
  Este año, al cortarse el financiento externo, al Gobierno no le quedó otra que dejar subir el dólar. Y la devaluación activó los mecanismos ya conocidos: aceleración de la inflación, atraso de los salarios, caida del consumo. A lo que se suma el fuerte impacto de la sequía, que originó un derrumbe de la producción agropecuaria en el segundo trimestre.
 Como la economía en el primer trimestre de ese año creció 3,6%, el Gobierno todavía confía en que tras la
caida del nivel de actividad del segundo (alrededor de -3,5%) y tercer trimestre, empiece una lenta recuperación que deje el año todavía con signo positivo: el pronóstico oficial hoy es de 0,4%. Pero lo cierto es que la mayoría de las consultoras privadas ya prevén una caída de hasta 1% para 2018, con lo cual se confirmaría el escenario recesivo típico de los años pares: devaluación, alta inflación y recesión. De hecho, tras las bajas de abril y mayo, en los primeros 5 meses del año el EMAE (Estimador de Actividad Económica) que mide el Indec todavía daba 0,6% positivo, pero ahora vienen varios meses de recesión que podrían hundirlo debajo de cero.
  La pregunta clave es si la recuperación llegará a tiempo, como espera el Gobierno, para mejorar las perspectivas de Macri en el año electoral. Según la consultora Ecolatina, por caso, la recuperación se notaría recién a partir del segundo trimestre del 2019 de la mano de una mejora sustancial en la cosecha gruesa --comparando con la 
la fuerte caida del segundo trimestre de este año. Y podría mantenerse durante el resto del año electoral. Es decir que llegaría sobre la hora, para mejorar la chanches del oficialismo, confirmando la regla de los año pares. 
  Claro, siempre que el Gobierno logre finalmente establizar el dólar en lo que resta de este año y recrear cierta confianza, interna y externa, que restituya el ingreso de dólares frescos al país y evite otra devaluación en el año electoral. Algo que para cualquier Gobierno sería fatal. Sin embargo, la paradoja está ala vista. 
Si en los proximos meses la recesión se profundiza, de la mano del ajuste fiscal --principalmente en la obra pública-- y el gobierno se debilta todavía más en las encuestas, recuperar la confianza y el financimiento externo tal vez sea aún más difícil. En especial, si para los inversores empieza a aparecer en el horizonte cercano la posiblidad de un triunfo electoral de Cristina Kirchner. La sola posibilidad de un regreso del kirchnerismo tal vez sea un mecanismo más potente para ahuyentar capitales que algún eventual desvío en el cumplimiento de las metas trimestrales de déficit fiscal acordadas con el FMI.


   COMENTA
DATOS
TW
FB
WA
GL
09/01/2019

Pronósticos 2019 (parte III): sólo en Argentina y Venezuela la inversión caerá por segundo año consecutivo

Sólo en dos países de Latinoamérica cayó la inversión en 2018 y volverá a retroceder en 2019.

INFORMES
TW
FB
WA
GL
08/01/2019

Pronósticos 2019 (parte II): como en 2018, sólo Argentina y Venezuela con caida del PBI

Para este año se espera un crecimiento promedio para Latinoamérica del 2,3%. Todos los países de la región siguen creciendo. Dejando de lado la catástrofe de Venezuela, el único país que por segundo año consecutivo no crecería es Argentina.

ECONOMÍA
TW
FB
WA
GL
08/01/2019

Los pronósticos 2019 tras el papelón 2018: quién es el consultor más "pesimista" y quién el más "optimista"

Las principales consultoras prevén para 2019 que la economía caerá entre 0,5 y 2%. Mientras que la inflación rondaría alrededor del 30%. Sólo un consultor muy conocido va contra la corriente y proyecta crecimiento. En 2018 también era el más optimista.

DATOS
TW
FB
WA
GL
28/12/2018

La prueba de fuego en la previa de la campaña electoral: entre enero y junio, vencen 9.600 millones de LETES en dólares

Entre enero y junio, la fecha límite para la presentación de los candidatos presidenciales, vencen 9.627 millones de dólares de Letras del Tesoro. Será una prueba de fuego que puede potenciar la incertidumbre y la corrida al dólar en plena campaña electoral. Los vencimientos de las nuevas Letes que se emitan para "refinanciar" los actuales caerán casi todos para el próximo Gobierno.

INFORMES
TW
FB
WA
GL
27/12/2018

Qué hay detrás de la caida de la economía, por séptimo mes consecutivo, del 4% en octubre

En el acumulado de los primeros 10 meses del año, el EMAE retrocede 1,7% cuando en el primer trimestre crecía al 3,5%. En octubre, el comercio cayó 11%, la industria 5,3% y la construcción 4,7%.  ¿Se tocó el fondo de la recesión?

ECONOMÍA
TW
FB
WA
GL
27/12/2018

El anuncio de los nuevos tarifazos para 2019 confirma cuál es la única prioridad del Gobierno en el año electoral

Con la devaluación, los subisidios volvieron a dispararse: entre enero y noviembre aumentaron más de $ 62.000 millones, 35% más que el año pasado, cuando la meta era congelarlos nominalmente. El margen de maniobra del Gobierno para salirse del sendero de ajuste fiscal pactado con el FMI es nulo. Los anuncios atentan contra la meta de inflación y la apuesta a recuperar el consumo a partir de marzo. Pero hoy la única prioridad de la Casa Rosada es que el dólar no vuelva a descontrolarse durante la campaña electoral. La jugada política para evitar que Vidal y Larreta paguen el costo político del nuevo tarifazo en colectivos. 

ECONOMÍA
TW
FB
WA
GL
26/12/2018

El inversor que más le creyó a Macri, perdió más de U$S 1200 millones y todavía es optimista (pero no apuesta un sólo dolar más)

Michael Hasenstab, es el Jefe del fondo Global Macro de Templeton, y una de las estrellas del mundo financiero de los Estados Unidos. Hasenstab compró más de 6 mil millones de dólares de bonos argentinos en pesos y a tasa fija apostando a la fuerte desinflación que le prometieron Macri y Sturzenegger. Al revés de lo que esperaba y le prometieron, el peso se derritió y con él sus bonos. Ahora vuelve a la carga, una vez más, apostando (esta vez con la boca pero sin poner más plata) que la Argentina va a liderar la recuperación de los activos emergentes en 2019.

DATOS
TW
FB
WA
GL
26/12/2018

El mayor peso del ajuste del gasto está en la obra pública, los salarios públicos y las transferencias a provincias

Entre enero y noviembre, la obra pública cayó 4% respecto de igual período del año pasado. Con una inflación del 46%, un aumento de la recaudacion del 30% y del gasto público primario del 22%. En Viviendas, el recorte fue del 31%, casi $ 9.000 millones menos que el año pasado. El gasto en salarios públicos aumentó solo 18,8% y las transferencias a provincias 10%. Por el contrario, como consecuencia de la devaluación, volvieron a dispararse los subsidios: crecieron 35%.