CARGANDO

Plan M
TEMPERATURA ACTUAL 27°
| 22 de febrero del 2019
INFORMES
10 de Julio de 2018

Fracasó el plan A, ahora discuten el plan B y el plan C

En la mesa chica del Gobierno todavía discuten cómo aplicar el ajuste acordado con el FMI. El plan B es aplicar ese ajuste a rajatabla, sin acuerdos políticos más que la aprobación del Presupuesto 2019 en negociación con los Gobiernadores. El plan C, que impulsan Vidal y Larreta, apunta a un acuerdo político amplio matizado con "medidas heterodoxas".

Crédito:

  En la mesa chica del Gobierno todavía discuten cómo aplicar el ajuste acordado con el FMI. Macri, Marcos Peña y Nicolás Dujovne son de la idea de que un acuerdo con el peronismo no garantiza nada, y no quieren apartarse de la línea trazada originalmente: señales a los mercados de que no habrá medidas "hetorodoxas", cumplimiento de la rebaja de impuestos anunciadas y recortes en la obra pública y otras áreas para reducir el déficit fiscal.
   En esa mesa del poder, Horacio Rodríguez Larreta, Maria Eugenia Vidal y Rogelio Frigerio creen que para poder aplicar ese plan B firmado con Washington es necesario un acuerdo político amplio con el peronismo no K, que incluya "medidas heteordoxas" para aminorar el impacto de la devaluación, el ajuste y la recesión en los próximos meses. Por ejemplo, ese grupo creía necesario suspender la rebaja de las retenciones a la soja, y con esos fondos sostener planes de obra pública que están en la mira de la tijera de Hacienda.
   La consultora Macroview, de Melcononián y Santágnelo, plantea en su último informe los dilemas de política económica que enfrenta la gestión Macri. "Ante e
l actual estado de la macroeconomía, el Plan A del gobierno “murió” y vino el Plan B que es el Acuerdo con el FMI. El Plan B es un camino tortuoso de “pechuguita de pollo con puré”, caída del salario real, recesión, inflación y alta conflictividad social y política que puede quedar trunco con el devenir de los acontecimientos. Una alternativa sería empalmar el Plan B trunco con un Plan C de mayor heterodoxia y regulaciones y en el extremo una “devaluación con retenciones”. Y en el último estadio iterativo, si no alcanzan ni el B ni el C, aparecería en el horizonte lejano más controles en el mercado de cambios y más ingeniería financiera en el de bonos", explica el informe.
  Por su puesto, nadie piensa hoy en el Gobierno en el "plan D", porque supone un escenario de crisis mucho mayor.
   "Es un recorrido de 18 meses (hasta diciembre de 2019) donde se mezclará permanentemente economía, política y derivaciones sociales y desembocará en la elección presidencial y el cambio de gobierno", concluye el documento de Macroview.




   COMENTA