TEMPERATURA ACTUAL 22° |
22 de septiembre del 2018
22/sep/2018
Linkedin
Facebook - Plan M
Twitter - @maximmontenegro
YouTube - Plan M
"En Economía se puede hacer cualquier cosa, menos evitar las consecuencias."
John Maynard Keynes
LECTURAS ECONÓMICAS -
10 de Abril de 2018

Gradualismo sin Plan B, pero gran "timing electoral

Columna publicada por Maximiliano Montenegro en Infobae.com  Lectura recomendada en https://www.infobae.com/economia/2018/04/10/la-economia-de-macri-gradualismo-sin-plan-b-pero-mucho-timing-electoral/

Crédito:

Los empresarios que lo vieron hablan del “timing electoral” del gobierno. La consultora Kantar Worldpanel, una de las principales especializada en consumo, elaboró un gráfico con la evolución del indicador de consumo masivo de los últimos dos años (ver aparte). Allí se incluyen 85 categorías, entre las que se cuentan alimentos secos, infusiones, lácteos, refrigerados/congelados, bebidas, productos de cuidado personal y productos de limpieza. Se monitorean en los principales centros urbanos del país todos los canales de distribución: hipermercados, supermercados de cadenas, mayoristas, autoservicios chinos y almacenes de de barrio. El gráfico muestra lo que sucedió con estos consumos básicos en la era Macri. Derrumbe en 2016 (-4%) y caídas menos pronunciadas el año pasado, que cerró 1% abajo. Salvo los meses de aguinaldo y, en especial, tres meses clave con “primavera de consumo”: septiembre, octubre y noviembre de 2017, cuando se jugó el triunfo electoral de Cambiemos. A partir de diciembre, cuando se retomaron los ajustes de tarifas, el indicador volvió a caer.

   Según la consultora –que contratan las grandes empresas para planificar sus ventas— la evolución del consumo básico depende de la situación de un sector clave: el denominado “Bajo Superior”, un 33% de la población que aún no se recupera. En buena medida con ingresos familiares apenas superiores a los que le permitirían acceder a la tarifa social (alrededor de 18 o 19 mil pesos), los aumentos tarifarios obligan a estos hogares a seguir achicando el presupuesto disponible para otras compras.

  Pero coincidente con los meses de la campaña electoral el Gobierno logró alinear los planetas. Y arrastró por unos meses también al segmento “Bajo Superior”. Se suspendieron los aumentos de tarifas, la inflación descendió hasta el 21% anual, la obra pública batió récord de ejecución y se implementó una batería de ayuda para el consumo, como los 2,5 millones de créditos Argenta (en promedio de $ 50.000 pesos), otorgados por la Anses a jubilados y hogares con AUH.

Con la clase media, el timing electoral apuntó a otro lado: además del freno a los ajustes tarifarios, el dólar muy atrasado frente a la inflación hasta la elección, el boom de créditos hipotecarios UVA, los créditos Procrear y la rebaja de aranceles de electrónica entre otros factores. En 2017, la venta de notebooks creció 55%; motos, 45%; inmuebles, 41%, autos, 27%; turismo al exterior, 18%; y electrónica de consumo, 12%. Otros consumidores.

   El Gobierno festeja que en 2018 se romperá por primera vez desde 2010 con la “maldición de los años pares”. Hace 8 años que la economía no se agranda en un año par, no electoral: según el Indec, el PBI cayó en 2012 (-1%) , 2014 (-2,5%) y 2016 (-1,8%). Así que será la primera vez en 6 años que se conseguirá crecer dos años consecutivos.

Poco importa que los consultores privados hayan ajustado el pronóstico para este año (del 3,2% en diciembre último al 2,5% en marzo, según la encuesta del BCRA). Aún las proyecciones más pesimistas hablan de crecimiento. “Nadie está pronosticando una nueva recesión”, dicen en los despachos oficiales. Es cierto.

Sin embargo, para precisar el diagnóstico y los pronósticos, hay que entender la trampa de la economía argentina de los últimos años. La “maldición de los años pares” no fue el resultado de un conjuro lanzado contra los argentinos.  La economía continúa atrapada en un triángulo que la expone a una gran fragilidad y es imperioso escapar antes de que un “cisne negro” en el escenario internacional provoque una crisis local. No es sencillo.

En un vértice del triángulo está el déficit fiscal, de 5,5 puntos del PBI (unos U$S 33.000 millones), contando los intereses de la deuda. En otro vértice, el déficit del sector externo, del orden del 6 puntos del PBI (unos U$S 36.000 millones). Son los dólares que el país requiere para crecer a un módico 2 o 3% sin sobresaltos. Allí se incluye el déficit creciente de la balanza comercial (exportaciones menos importaciones), el déficit récord del turismo de argentinos en el exterior, los pagos de intereses de la deuda en dólares y las utilidades giradas por las multinacionales a sus matrices. El tercer vértice es la inflación que provoca que, a menos que el dólar escale siempre al ritmo de los precios, Argentina quede cara en dólares, sea menos competitiva que sus socios comerciales, genere menos dólares propios y se pierdan puestos de trabajo en sectores que compiten con el mundo (industria, economías regionales). La inflación y el atraso cambiario disparan además la dolarización de ahorros, las compras de dólares para atesoramiento fuera del sistema, en cajas de seguridad o en el exterior (el año pasado se alcanzó el récord de U$S 22.000 millones, similar a 2011). Los argentinos desconfían. Quieren más dólares en una economía que “fabrica” menos dólares. 

Durante la era K, cuando la inflación se comió el colchón de competitividad, a partir de 2012, con el cepo, la emisión de pesos para cubrir el déficit fiscal y la venta de reservas del Banco Central se administró la escasez de divisas. En los años pares, el Gobierno de Cristina debió devaluar y ajustar un poco las tarifas para liquidar las reservas en los años electorales (2013 y 2015) y llegar con lo justo al final del mandato.

En la era Macri, ese triángulo se financia en su gran mayoría con deuda externa, aunque este año el BCRA todavía emitirá $ 140 mil millones para tapar el agujero fiscal. En 2016, levantar el cepo era inevitable para abrir la ventanilla del crédito en dólares. La devaluación a su vez era inevitable si se levantaba el cepo. Por eso 2016 fue la última recesión cantada.

Ahora todo depende de los dólares que los mercados estén dispuestos a prestarle a la administración Macri. Según la consultora MacroView, de Santángelo y Melconián, en base a los datos del Ministerio de Finanzas, el Gobierno necesitará parejito poco más de U$S 30.000 millones por año por los próximos tres años, entre 2018 y 2020, para refinanciar vencimientos de capital, pagar intereses y cubrir el déficit fiscal operativo.

Todas las proyecciones de las consultoras privadas, aún las más pesimistas, suponen que montaña de dólares estará disponible. Pero aclaran, fuera de la encuesta del BCRA, que si por alguna razón se cerrara el grifo el escenario sería otro.

En el Gabinete son concientes del peligro. “No tenemos Plan B, porque es horrible. Si se corta el crédito: devaluación, ajuste brutal del gasto y recesión. Sería ridículo salir a anunciar que ese es nuestro plan B”, se sinceró un ministro ante un colega economista.

Macri está convencido del gradualismo: achicar lentamente el déficit fiscal, en relación al tamaño de una economía en expansión, y enviar señales a los mercados de ese compromiso para que sigan prestando. Sonríe cuando algunos economistas le reclaman pisar a fondo el acelerador del ajuste. Sugiere que miren las encuestas. Según la última de Aresco, el 68% evalua negativamente la situación económica y sólo para el 28% es positiva. Pero el 46% confía en que Macri “sabe cómo resolver los problemas económicos”. El 65% de los votantes de cambiemos dice que el ajuste debe ser “moderado o gradual”. Mientras que el 61% de todos los encuestados cree que el Gobierno está realizando un “fuerte ajuste”.

Para Macri el gradualismo es el único camino de ida. Mientras maniobra dentro de los límites del modelo con “timing electoral”. Durante la campaña electoral, fue él quien respaldó a Federico Sturzenegger para que mantuviera el dólar planchado, junto con el combo de obra pública, tarifas en stand-by, créditos e incentivos al consumo. Fue quien decidió, tras la elección,  el cambio de metas del BCRA para ajustar el precio del dólar  --con el fin de evitar que se potenciara el rojo externo-- y ordenó congelar el pago de certificados de obras para recomponer la caja fiscal en el inicio de 2018. También fue el presidente quien saldó la discusión interna: optó por concentrar todos los aumentos tarifarios en la primera mitad del año. Con la idea de despejar el horizonte después de julio y empezar a acomodar los  tiempos de la economía a otro año impar, con la crucial elección de 2019.




   COMENTA
ECONOMÍA
TW
FB
WA
GL
20/09/2018

El dato que más preocupa: la desocupación saltó al 12,4% en el conurbano bonaerense

El Indec confirmó una suba de la desocupación del 8,7% en el segundo trimestre de 2017 al 9,6% en el segundo trimestre de 2018. Son 151.000 desocupados más en los centros urbanos de todo el país. Pero en los partidos del GBA pasó del 10,9% al 12,4%. Tres cada 4 nuevos desempleados son del conurbano. Las causas del aumento de la desocupación, que empeorarán en los próximos trimestres.

DATOS
TW
FB
WA
GL
19/09/2018

La inflación mayorista ya está en el 51% anual: ¿Se trasladará en su totalidad al consumidor?

El índice de precios mayoristas que releva el Indec registró un aumento del 4,9% en agosto. Así acumula en sólo ocho meses del año una suba de 43,1% frente al 24,3% que marcó la inflación minorista.

ECONOMÍA
TW
FB
WA
GL
18/09/2018

Presupuesto 2019: se disparan los intereses de la deuda y serán el segundo gasto estatal

Para el año próximo se prevé erogar $ 600.000 millones en intereses de la deuda, casi 50% más. Pero el cálculo es muy conservador, porque parte del supuesto de un "dólar de ficción" de 40 pesos en promedio. Después del pago de jubilaciones y pensiones serán el segundo mayor gasto del Gobierno nacional. Representarán más que todos los salarios de la administración pública nacional (incluidas fuerzas de seguridad y fuerzas armadas). Seis veces más que el pago de la Asignación Universal por Hijo. Y tres veces más que toda la obra pública prevista en el Presupuesto.

DATOS
TW
FB
WA
GL
17/09/2018

Presupuesto 2019: "dólar ficción" a 40 pesos en promedio y 2 años de caida del PBI

Las proyecciones "macro" que blanqueó Nicolás Dujovne en el proyecto de Presupuesto 2019. La más polémica: dólar promedio a 40 pesos. Además se esperan dos años consecutivos de fuerte caida del consumo privado --como consecuencia del shock inflacionario sobre el salario real-- y también una notable caida de la inversión para el año próximo.

INFORMES
TW
FB
WA
GL
17/09/2018

Alerta: inflación acumula más del 5% en dos semanas y Elypsis prevé 7% para septiembre

Según el relevamiento de la consulora Elypsis, la inflación en la segunda semana de septiembre fue de 2,3%, que se suma al 3,1% registrado en la primera semana.  "Corregimos al alza nuestra estimación de septiembre: se ubicará alrededor del 7% mensual", advierte el informe. Y agrega: "En virtud de esto nuestra proyección es de 44% para el año, con riesgo al alza".

ECONOMÍA
TW
FB
WA
GL
17/09/2018

Semana clave: nueva pulseada por el dólar y la necesidad de ponerle un piso a la crisis

Desde el 16 de agosto pasado, las reservas del Banco Central cayeron U$S 5.033 millones (-9,1%) y el dólar se disparó 33%. Mientras que en 10 días hábiles los depósitos privados en dólares cayeron casi 1.600 millones, un 5,5%. Esta tendencia no es sostenible en el tiempo. En medio de la pulseada con el FMI, el Banco Central tratará de evitar que la renovación de Lebacs se traduzca en un nuevo salto del dólar, como en agosto. Semana clave para saber si el Gobierno logrará o no ponerle un piso a la crisis.

ECONOMÍA
TW
FB
WA
GL
13/09/2018

Inflación: las claves del 3,9% de agosto y por qué se proyecta arriba del 42% en el año

El Indec confirmó que la inflación en agosto llegó al 3,9%, el registro más alto en lo que va del año. En los últimos 12 meses ya alcanza al 34,4%. En alimentos y bebidas fue 4% en agosto y acumula 26,8% solo en 8 meses. Con la corrida y la devaluación, la aceleración inflacionaria es vertiginosa. En septiembre, tendría un piso del 5,5%. Se proyecta en promedio en el 45% anual, arriba del 42% que ahora prevé el Ministerio de Economía para todo el año. Siempre que no haya una nueva devaluación.

DATOS
TW
FB
WA
GL
12/09/2018

Elypsis: la inflación se disparó 2,8% en la primera semana de septiembre y tendría un piso de 5,5% en el mes

  "Esperamos para septiembre una inflación de al menos 5,5%", dice el último informe de la consultora Elypsis, que realiza una medición on line de inflación que viene anticipando con precisión los datos del Indec. "Mantenemos nuestra proyección de 42% para el año, con riesgo al alza", advierte.