Contact Information

En febrero la liquidación de “agro-dólares” se derrumbó y fue casi la mitad que en enero. Según lo informado por CIARA-CEC, sólo se liquidaron 815 millones de dólares. Es el Febrero con menos ingreso de dólares de las cerealeras desde el año 2007.

   En el primer bimestre del 2020 la liquidación fue 20,2% menor al primer bimestre de 2019 (u$s 2428 millones vs u$s 3046 millones).

 

  Hay varios motivos que explican la baja en la liquidación de agro-dólares.

   Tras el triunfo de Alberto Fernández en octubre de 2019 hubo una aceleración en la liquidación de divisas por temor a un aumento en las retenciones, que luego se efectivizó, en diciembre de 2019, con la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva.

   Esto se reflejó en los números de noviembre de 2019, con una liquidación récord de u$s 2.185 millones frente al promedio para noviembre de u$s 1041 millones entre los años 2015 y 2018. El adelanto de la liquidación de divisas de los exportadores de cereales generó un “vacío de oferta” en el mercado de cambios actual.

   También afectó a la liquidación de divisas el “ deslizamiento” o “micro-devaluaciones” del tipo de cambio oficial (mayorista), que aumentó un 3,6% en febrero. Este movimiento en el dólar incentiva a la retención del ingreso de dólares, ya que postergando la liquidación se pueden obtener más pesos por agro-dólar.

  Esta dinámica se potencia aún más con la baja de tasas de interés de referencia del Banco Central, que pasó de 63% en diciembre al 40% anual y que el jueves volvería a bajar al 38%. Así la tasa de interés para depósitos a plazo fijo que se desplomó al 31% anual para depósitos de más de un millón de pesos (tasa Baldar).

Te puede interesar:   Dólar real actualizado: por qué a $ 98 o $ 130 siempre es "barato" para los argentinos

   La baja en los rendimientos en colocaciones en pesos tampoco juega a favor de una mayor liquidación de divisas de exportación en el mercado local, ya que el “costo de oportunidad” de retener las divisas para los exportadores (la tasa en pesos) disminuye. 

   Otro motivo, es la caída en el precio internacional de los commodities agrícolas que se vieron afectados por el impacto del coronavirus y el temor por la desaceleración de China, que es el principal importador mundial de soja.

   El precio internacional de la soja (Chicago) inicio el 2020 cerca de u$s 350 la tonelada y en la actualidad se ubica en u$s 328 por tonelada, una baja de 6,3% (que había llego al 10% días atrás).

   La liquidación de las cerealeras es clave para que el BCRA pueda continuar en la estrategia de acumular reservas producto del superávit comercial y. obviamente, para que no se incremente la presión cambiaria (aún con el cepo cambiario).

   El complejo sojero-cerealero aporta 4 de cada 10 dólares que exporta Argentina. Por lo cual es gravitante la evolución del sector para toda la economía y fundamental para el proceso de estabilización.

   Por último, los números “flojos” de febrero del complejo sojero-cerealero también generan preocupación por el lado fiscal.  Según los datos de recaudación de AFIP, en febrero los ingresos por derechos de exportación  aumentaron sólo 19,9% interanual. Pese a que tuvieron “a favor” un salto cambiario de 38,4 pesos (febrero/19) a 62,3 pesos actuales – mayorista- y a que se incrementó la alícuota de retenciones a la soja, que en los próximos días volverá a subir del 30% al 33%.