Contact Information

Ni con Menem, ni con Duhalde, ni con Kirchner, ni con Cristina, los gobernadores recibieron tantos recursos de manera automática desde el Gobierno nacional como con Macri en 2018. Para un año electoral, eso marca la independencia de muchos gobernadores de la suerte de la Casa Rosada. Pero también es cierto que el Gobierno, para cumplir con el déficit cero acordado con el FMI para 2019, les recortó este año más de $100.000 millones de transferencias discrecionales (obras y subsidios) que recibían las provincias del Presupuesto nacional. Así surge de las llamadas "transferencias automáticas del Gobierno nacional a las provincias como porcentaje de la recaudación total" (ver gráfico).
   La Afip recauda impuestos en todo el país y luego, una porción de dicha recaudación, la gira automáticamente a las provincias, de acuerdo a coeficientes de distribución contemplados en la famosa "ley de coparticipación". Durante la era Cristina, los gobernadores recibieron en promedio mediante ese mecanismo entre el 32% y el 36% de la recaudación total. Con Kirchner, en promedio fue el 33%. En el año de crisis de 2002, con Duhalde en el poder, apenas 30%. Para las provincias más chichas, gobernadas históricamente por peronistas, esos fondos de la coparticipación representan la mayor parte de sus ingresos presupuestarios. De ahí la dependencia total que tenían de la Casa Rosada y el peregrinar por los despachos oficiales de funcionarios nacionales en busca de recursos discrecionales para poder pagar salarios o realizar obras. En 2018 los gobernadores recibieron casi el 45% del total de impuestos coparticipables.
   Semejante incremento se explica por la devolución progresiva (a razón de 3 puntos por año) de los 15 puntos de la coparticipación desde la década del 90 retenía la Aneses y Macri acordó devolver a todas las provincias, presionado por un fallo de la Corte que favorecía a Santa Fe, San Luis y Córdoba. Como sea, nunca hasta ahora los gobernadores peronistas habían tenido tanta autonomía de recursos como con Macri, un presidente no peronista.     
   De ahí que el Gobierno haya tenido margen para avanzar sobre el recorte de unos $ 113.000 millones de transferencias discrecionales a las provincias del Presupuesto 2019. Aunque los gobernadores –hoy casi todos con superávit fiscal– se plantaron con fuerza frente a la Casa Rosada para que la mayor parte de ese ajuste lo pague Buenos Aires, y reclamaron y siguen exigiendo compensaciones para mitigar el recorte en las cuentas propias. En un año electoral esa independencia de la Casa Rosada es clave. Además, salvo para la provincia de Buenos Aires, para la mayoría de las administraciones provinciales los vencimientos de deuda en dólares en 2019 son bajos (Ver aquí). Por eso varios gobernadores decidieron adelantar elecciones y desentenderse de la suerte electoral de Macri o, eventualmente, de la propia Cristina si finalmente se posiciona como la principal candidata de la oposición.