Plan M
TEMPERATURA ACTUAL 11°
| 17 de julio del 2019
DATOS
22 de Abril de 2019

Cuentas fiscales: ajuste en obra pública y gastos corrientes, los subsidios se dispararon 89% y los intereses 106%

Se sobrecumplió la meta con el FMI para el primer trimestre. Pero con fuerte ajuste en obra pública y gastos corrientes, que quedaron muy atrás de la inflación. En obras de Eduación y Vivienda hubo incluso recortes nominales. Los intereses de la deuda aumentaron casi en $ 65.000 millones en el primer trimestre, más que todo el presupuesto en obras publicas en los primeros tres meses del año ($ 50.000 millones).

Crédito:


El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, se apresuró a informan que en el primer trimestre del año se había sobrecumplido la meta fiscal primaria (antes del pago de intereses) acordada con el FMI que tiene como objetivo el déficit operativo “cero” para todo 2019. Efectivamente, en los tres primeros meses del año, el Estado tuvo un superávit primario (recaudación menos gastos) de unos 10.350 millones de pesos, lo que marca el primer superávit operativo en 7 años (ver gráfico) para un primer trimestre.
    De hecho, en 2018, el primer trimestre había cerrado con un déficit primario de unos $ 31.000 millones. Según Hacienda se “sobrecumplió” la meta del primer trimestre de un superávit de $ 6000 millones, que incluso permitía hasta un déficit de $ 2.300 millones, contabilizando un desvío por mayor gastos social de hasta $ 8.300 millones en el trimestre.
   Para llegar a ese resultado, Dujvone destacó que el gasto público primario aumentó en el primer trimestre sólo 30,9% frente aun aumento de la recaudación del 39,8%. Si bien la recaudación viene muy por debajo de la inflación (53% anual en el primer trimestre), el ministro destacó que el gasto público primario se redujo 14,5% en términos reales. Sin embargo, la composición del ajuste del gastos público enciende una primer señal de alerta. Veamos:
-- Los subsidios económicos se dispararon 86%, muy por encima de la inflación, como consecuencia del impacto de la devaluación, fundamentalmente en el costo de la energía: así pasaron de $ 28.600 millones en el primer trimestre del año pasado a más de $ 53.200 millones este año.
-- Las prestaciones sociales (jubilaciones y gasto social), que explican el 60,5% del gasto operativo total, crecieron casi en línea con el resto del gasto primario total: 29,7%, muy por debajo de la inflación.
-- Se congelaron en términos nominales en $ 34.000 millones (2,1% de aumento) un ítem de los llamados “otros gastos corrientes” que implican gastos de funcionamiento del Estado.
   Pero por sobre todas las cosas, hay una fuerte caída, en términos reales de los llamados “gastos de capital”, por sobre el ajuste que ya se venía implementando desde el primer trimestre del año pasado. Así, la inversión en obra pública subió solo 27%, una caída en términos reales del 16,3%. Con el siguiente detalle:
-- Los gastos de capital en obras de energía aumentaron solo 6,4%, un ajuste real de más del 30%.
-- Mientras que en Educación y Vivienda el recorte fue en términos nominales, del 49,4% y el 6,4%, respectivamente. Es decir que, además del impacto inflacionario sobre el costo de las obras, en Educación se ejecutaron en el primer trimestre casi $ 1.900 millones menos, y en Vivienda unos $ 300 millones menos que el año pasado.
-- En cambio, las obras en Transporte (rutas) aumentaron 61,5%, unos 7.100 millones más, y explican gran parte de la suba del gasto nominal en obras.
-- En Agua y Alcantarillado, en tanto, la ejecución se mantuvo en el rango del ajuste del gasto total, con un aumento nominal del 32,3%.
   La segunda señal de alerta que arrojan las cuentas fiscales es cuando se presta atención a la línea de intereses de la deuda y se consolida el déficit fiscal total (el primario más los intereses de la deuda). En el primer trimestre, el llamado “resultado financiero” arrojó un déficit de casi $ 115.000 millones (0,6% del PBI), lo que implica un aumento del 25% en términos nominales. Pero una caída del déficit del 17,4% en términos reales, como enfatizó el propio Dujovne.
   Sin embargo, lo preocupante es el creciente peso de los intereses de la deuda en el total de los ingresos fiscales:
-- En el primer trimestre el pago de intereses de la deuda aumentó en 106%: pasaron de $ 60.500 millones a más de $ 125.100 millones. Es decir un incremento de 64.400 millones en intereses de la deuda.
-- Para tener una idea de magnitud, el aumento en intereses de la deuda ($ 64.000 millones) es mayor a toda la ejecución de obra pública en el primer trimestre del año ($ 50.200 millones), que como se dijo sufrió una caída en términos reales.
-- En el primer trimestre de 2016, sólo el 5,6% del total de recaudación fiscal se destinaba al pago de intereses de la deuda. En el primer trimestre del año pasado, antes de la devaluación, ya representaban el 10,6%. En el primer trimestre de este año ya llegaban al 15,6% del total de ingresos fiscales.
   En 2001, tras el intento fallido de Cavallo del “déficit cero” y el default, los intereses de la deuda llegaron a acaparar 1 de cada 4 pesos (25%) de lo recaudado por el fisco.


Tags: METAS FISCALES - DÉFICIT CERO - FMI - GASTO PÚBLICO - CUENTAS FISCALES - GASTOS DE CAPITAL - OBRA PÚBLICA - INTERESES DE LA DEUDA -
   COMENTA