Contact Information

Desde que reabrieron los bancos (el 15/04) y hasta el 18 de mayo pasado (último dato oficial), El BCRA vendió en el mercado de cambios 1.126 millones de dólares para contener al dólar oficial. El dólar oficial mayorista aumenta a un ritmo “crucero”  de solo 9 centavos por día. Pero las reservas netas del BCRA cayeron a u$s 8.133 millones (al 18/05)  desde poco más de u$s 11.500 millones cuando asumió Alberto Fernández.

El objetivo del estricto control de cambios (u$s 200 dólares mensuales para atesoramiento) era evitar la pérdida de reservas del BCRA. Y comenzar a engrosar el activo del BCRA comprando los dólares del superávit comercial. Sin embargo, eso funcionó sólo hasta enero pasado .

En noviembre de 2019, después que se impusiera tras la elección presidencial el “súper cepo cambiario”, el Banco Central era el único gran comprador de dólares en el mercado de cambios. Compraba los dólares de superávit comercial (es decir, la diferencia entre exportaciones e importaciones).

Entre noviembre y diciembre del año pasado, el Central acumuló reservas (para  poder afrontar pagos de deuda) por 3.300 millones de dólares .

En noviembre de 2019, primer mes de la vigencia del “ súper cepo”, compró u$s 2.202 millones al sector privado. Mientras que el saldo comercial de ese mes fue de u$s 2.484 millones. Es decir, se quedó con el equivalente al 88% de los dólares  del saldo comercial.

En diciembre, el Central compró en el mercado cambiario  u$s 1.121 millones, equivalente al 50% de los dólares generados por el comercio exterior .

En enero, el BCRA compro 783 millones, el 77% de un superávit comercial de u$s 1.032 millones.

Te puede interesar:   Ajuste fiscal en marcha: jubilados, salarios públicos y gasto Covid, pero hay más desde enero

Ya a partir de Febrero el objetivo de acumular los dólares del superávit comercial fue más difícil. Ese mes el BCRA vendió u$s 260 millones y en Marzo le compró al sector privado u$s 135 millones. Es decir, vendió en ese bimestre u$s 125 millones.  Mientras que el superávit comercial de ese periodo fue de u$s 2.274 millones.

En abril pasado, la situación se agravó. Pese a ser uno de los meses con mayor liquidación de agro-dólares y seguramente con superávit comercial (aún no está publicado el dato oficial, pero lo estimamos en u$s 950 millones de dólares), el BCRA no solo no compró ni un solo dólar, sino que vendió 547 millones de dólares.

En el arranque de mayo (hasta el día 18/05 ), el Central lleva vendidos u$s 327 millones.  El deterioro en el activo del BCRA continúa. (ver gráfico).

Aun con fuertes restricciones cambiarias y superávit comercial,  el BCRA no logró robustecer las reservas. De hecho, las reservas netas, esto es sin incluir swap de monedas con China, encajes bancarios, depósitos del Gobierno y préstamos con organismo internacionales, cayeron a sólo 8.133 millones de dólares, U$S 3.400 millones menos que cuando asumió Fernández (u$s 11.538millones). Este nivel es muy bajo teniendo en cuenta la dinámica de ventas de dólares del BCRA. Claramente, esta pérdida sistemática de reservas no es sostenible mucho tiempo más.

En este paso de comprador neto a vendedor neto de dólares el BCRA es clave como influyó la brecha cambiaria .La diferencia entre el dólar oficial y los dólares alternativos hoy se ubica en niveles mayores a 68%  en el caso del “dólar bolsa” y 72% el “dólar contado con liquidación”. Mientras que alcanzó el 100% semanas atrás en el “dólar paralelo” (“blue) y actualmente ronda el 80%:.

Te puede interesar:   Guzmán se juega todo a estabilizar el dólar libre y achicar la brecha: el dato a mirar con atención

La brecha cambiaria genera incentivos nocivos sobre la economía real.  Ante las expectativas de una mayor devaluación, los exportadores tienden a retener la liquidación divisas, reduciendo la oferta de dólares. Y los importadores hacen fila para pedirle al Central dólares “baratos” y adelantan pagos de importaciones.

Mientras que por el lado de la demanda se acelera la dolarización de los excedentes de pesos, dentro y fuera del sistema financiero. Ese combo presiona, a su vez, sobre las expectativas de inflación.

La oferta de divisas del mercado de cambios se restringe aun más. Por eso es clave lo que sucede con la renegociación de la deuda. Ante el default de Argentina por no haber abonado (el 22/05)  los 503 millones del vencimiento de intereses de los bonos globales (que vencieron el 22/04 y tenían 30 días de gracia ), la incertidumbre de la renegociación de la deuda se prorrogó al 2 de junio. Sin embargo, la reacción por ahora de los mercados apuntatala la expectativa de una resolución acordada.

En resumen, la dinámica actual  de ventas de reservas del BCRA y su impacto en reserva netas, no es sostenible en el tiempo.  

Por ello, si hay acuerdo en el tema deuda y el Gobierno plantea un programa económico hasta fin de año es posible que  bajen las cotizaciones de los dólares alternativos, se recomponga la demanda de pesos, aumente la oferta en el mercado oficial y el BCRA vuelva a acumular reservas.

En caso contrario, con un escenario de default duro y sin arreglo con acreedores, es muy probable que aumenten las expectativas de devaluación y esto puede forzar a una corrección cambiaria o lleve a un endurecimiento aún mayor del cepo y/o del comercio exterior.

Amílcar Collante