Plan M
Plan M
TEMPERATURA ACTUAL 33°
| 11 de diciembre del 2019
DATOS
10 de Noviembre de 2019

El crédito al consumo lleva 18 meses de caida (real), el doble que en las recesiones del 2014 y 2016

Desde abril del año pasado, cae 38% en términos reales. La combinación del “super cepo” con baja de tasas de interés podrían dar un respiro al consumo con tarjetas de crédito.

Crédito: Hacer click en la imagen para agrandar


   El crédito al consumo, en términos reales, cayó 38% desde abril de 2018 (descontando la inflación), desde el inicio de la crisis cambiaria que sumergió al país en una larga recesión.

   En la la crisis actual la contracción del crédito al consumo (tarjetas, créditos personales y prendarios) es más profunda que en las ultimas 2 recesiones (2014 y 2016).

   En el mes de octubre se “amesetó” la caída y el consumo con tarjetas de crédito tuvo un leve repunte en términos reales (descontada la inflación). En los próximos meses la baja en la tasa de interés (de Leliqs) que se trasladará a la tasa de los préstamos (tasas de interés activas) y el “super cepo” con un dólar oficial estable, pueden “fogonear” el consumo (especialmente en bienes durables) con tarjetas de crédito.

   Según un informe de la consultora First Capital Group la operatoria a través de tarjetas de crédito registró un saldo (a fin de mes) de $514.964 millones en octubre. Esto significa un aumento del 13,3% respecto de septiembre. El stock de préstamos con tarjeta de crédito se incrementó en los últimos 3 meses en 98.493 millones de pesos .Es decir, un aumento de 23,6%.

    Comparativamente se observa en el gráfico que en la actual crisis el stock de crédito al consumo está tardando más en “hacer piso”. Si lo comparamos con las recesiones de 2014 (tras la devaluación de Kicillof) y de 2016 (salida del cepo cambiario) el stock de crédito al consumo (en términos reales, descontada la inflación), incluidos préstamos prendarios, personales y tarjetas de crédito, volvió a subir tras 8 o 9 meses consecutivos de caída.

   Sin embargo, el shock cambiario de 2018 que comenzó en mayo ya lleva 18 meses de contracción del crédito y todavía no se vislumbra un cambio en la tendencia.

   En términos reales el stock de crédito al consumo cayó 38,1% entre mayo de 2018 y octubre pasado.

   La dureza de la política monetaria con una base monetaria “congelada” con elevadísimas tasa de interés de las letras de Liquidez (Leliqs) que llegaron a un record de 85% anual, para evitar la corrida al dólar, terminaron “pulverizando” al crédito.

   En los próximos meses, esta dinámica podría revertirse parcialmente, ya que se espera una baja mayor en la tasa de referencia (Leliqs) del sistema. Hoy está debajo de 65% (y el BCRA fijo una tasa mínima de 63%) para el mes de noviembre. El “super cepo” le da margen a la baja de tasas de interés porque las personas físicas no pueden dolarizar más de 200 dólares al mes.

   Si esto se combina con estabilidad en el dólar oficial puede haber un cierto repunte del consumo, en especial de bienes durables atados a financiamiento. Especialmente, con el programa “Ahora 12” que tiene un costo financiero (25% anual) muy por debajo de la inflación esperada para el próximo año


Tags: CRÉDITO AL CONSUMO - TARJETAS DE CRÉDITO - TASA DE INTERÉS - CONSUMO - PLAZO FIJO - DÓLAR - CRÉDITOS PERSONALES - RECESION -
   COMENTA