Contact Information

Empezó la cuenta regresiva en la carrera por elegir al nuevo presidente del PJ bonaerense y el partido -revuelto tras la derrota del mes pasado- está inmerso en una negociación para conseguir la unidad, un empeño obstaculizado por las heridas todavía a flor de piel. Los candidatos sobran, pero el tiempo apremia y los dirigentes necesitan llegar a un acuerdo el jueves, el día en que vence el plazo para inscribir las listas. El otro objetivo es evitar una posible intervención judicial. El actual jefe del partido, Fernando Espinoza, busca su reelección. Sin embargo, el viernes a la noche, en una reunión reservada de la que participaron sólo seis intendentes le dejaron en claro que ellos pretenden que dé un paso al costado para darle lugar a caras nuevas, que expresen "la renovación del partido". Ahora queda ver cuál será el próximo movimiento del ex intendente de La Matanza, que ya tiene una banca de diputado nacional reservada a partir de diciembre. El primero en plantarse frente a Espinoza fue el intendente de Merlo, Gustavo “Tano” Menéndez, quien anunció estar dispuesto a dar la pelea por la conducción. El fue uno de los que participó de la cena de negociación. También estuvieron sus pares Alberto Descalzo (Ituzaingo) y Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas) por la primera sección y Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Mariano Cascallares (Almirante Brown) y Julio Pereyra (Florencio Varela), de la tercera. Además de Menéndez, reservaron número de boleta y color su par de Moreno, el camporista Walter Festa y el de Areco, Francisco “Paco” Durañona, también kirchnerista pero del interior. “Muchos son pedidos para negociar”, consideran quienes integran la mesa de debate y dan por sentado que si el grueso de intendentes logra sellar la unidad, esas postulaciones van a caer solas. Una opción para conquistar la deseada unidad es poner al frente terceras opciones, neutrales, que permitan encolumnar a todos detrás. Ahí suenan los nombres de Descalzo y de su par Fernando Gray, de Esteban Echeverría. Mientras tanto, el peronismo que responde al ex presidente Eduardo Duhalde también amaga con presentar a su propio candidato: el jefe comunal de José C. Paz, Mario Ishii. Wl partido de Duhalde, Justicia y Dignidad, presentó ante la justicia un pedido de intervención por una serie de irregularidades que recayó en el juez electoral de La Plata, Juan Manuel Culotta, quien renunció a su cargo. El temor es que quien lo reemplace avance en ese sentido. Frente a este panorama encapotado, un grupo de intendentes vuelve a reunirse el lunes, con la esperanza puesta en que escampe.