Contact Information

Según los números del Ministerio de Trabajo, en base al SIPA (Sistema Integrado Previsional Argentino), en enero aumentó en 27.352 puestos de trabajo asalariados privados registrados. Desde el mes de julio ya se recuperaron 72.900 puestos actividad de trabajo asalariados. Contrariamente, el trabajo formal registrado total cayó en 0,2% -26.700 puestos de trabajo menos-.

En enero de 2021, la cantidad trabajadores asalariados formales en el sector privado se recuperó un 0,5%, respecto al mes previo. Esto es equivalente a una recuperación de 27.352 de trabajadores asalariados.

Vale señalar que en diciembre de 2020 se habían recuperado 8.700 puestos de asalariados (privados) y en noviembre fueron 19.500 los puestos recuperados.  

Entre julio de 2020 y enero de 2021 se recuperaron en total unos 81.225 puestos de trabajo asalariados registrados (sector privado). Lo que equivale al 31% del total de empleo asalariado privado en blanco destruido durante la cuarentena dura (entre abril y junio de 2020).

Si se toma en cuenta el “empleo formal total” de la base del SIPA (que no sólo incluye asalariados sino también cuentapropistas), entre marzo y mayo, la pérdida de puestos de trabajo llegó a los 356.400 puestos de trabajo formales.

El número de puestos de trabajo formales totales -incluye asalariados privados, públicos, monotributistas, autónomos y personal en casas particulares- se redujo de 12.106.200 a 11.749.800 entre febrero y mayo, respectivamente. Es equivalente a una caída de 2,9% .

Mientras que entre junio y diciembre hubo una recuperación de 183.300 puestos de trabajo, es decir que se recuperaron el 51,4% de los empleos, principalmente monotributistas, que se habían dado de baja durante la cuarentena dura.  

Te puede interesar:   Luces de alerta en industria y construcción: desde diciembre 2020 se frenó la recuperación

Sin embargo, en el mes de enero de 2021 hubo 26.700 empleos formales menos que en diciembre. Es la primer baja mensual después de 7 meses consecutivos de rebote en el nivel de empleos formales.

Esto demuestra que, pese a la reapertura de la actividad,  la recuperación del mercado laboral comienza a encontrar sus límites .Y no es tan fácil recuperar el empleo y volver al nivel pre-pandemia. 

Obviamente, la recuperación de altas ante el SIPA de empleos cuenta propistas fue mucho más veloz que los trabajos asalariados formales. En agosto de 2020, el número de monotributistas ya había alcanzado el nivel pre-pandemia.  Y actualmente está  0,3% por debajo del nivel de febrero de 2020.

Pese a la crisis, entre febrero de 2020 y enero pasado se incorporaron al sector público (Nación, provincia y municipios), 36.017 personas.  

El número total de empleados en el sector público de enero pasado era de 3.222.300 empleados en los tres niveles de gobierno y el mes previo a la pandemia era de 3.186.300 empleados públicos.

Entre febrero de 2020 y enero pasado, los monotributistas independientes cayeron 0,3% (4.800 contribuyentes menos).

En tanto, febrero de 2020 y enero pasado, los asalariados de casas particulares registradas ante la AFIP se redujo 5,5%: pasaron de 499.920 a 472.648, es decir, 27.272 menos. 

Como siempre, es difícil saber qué proporción de estos puestos de trabajo se perdieron definitivamente o pasaron a la informalidad. A diferencia de las bajas de los asalariados privados, cuyas bajas ante el SIPA corresponderían principalmente a despidos o cierre de empresas.