Contact Information

Según lo informado por el Ministerio de Hacienda, el déficit fiscal en febrero llegó a $ 18.757 millones. Por segundo mes consecutivo los ingresos los ingresos totales crecieron (49,3%) más que el gasto primario (43,4%). Sin embargo, el resultado financiero -contabilizando intereses de la deuda- alcanzó a un déficit de $ 64.316 millones. En el acumulado del primer bimestre de 2021 el déficit total fue de  $ 67.347 millones (equivalente a 0,2% del PBI). 

En febrero, el gasto primario tuvo una desaceleración marginal y creció al 43,4% interanual  -en términos nominales-  del 45,8% interanual registrado en enero pasado. Producto de la disparada en la “obra pública” y los subsidios económicos que no alcanzaron a ser compensados por el ajuste en jubilaciones y los salarios públicos.  

Los ingresos totales crecieron al 49,3% interanual. Es equivalente a una suba de 6,3% en términos reales (descontando la inflación). Estuvieron apuntalados principalmente por la disparada en los derechos de exportación (retenciones) en un 196% interanual  y el impuesto a los Bienes Personales, que subió 300% interanual.

Los impuestos vinculados con la actividad económica IVA (Impuesto al Valor Agregado) y Seguridad Social, aún no marcan mejoras – interanuales- en términos reales. Para los próximos meses se espera que los ingresos tengan un salto en términos reales, por la comparación con meses de “cuarentena dura” de 2020 (marzo, abril y mayo ). 

El gasto público para amortiguar el efecto de la pandemia, el llamado “Gasto Covid-19” en el primer bimestre del año fue mínimo. El programa REPRO ll  -que pagó una asistencia de entre $9.000 y $18.000 por trabajador a más de 320.000 asalariados registrados del sector privado-  totalizó $ 9.000 millones y la tarjeta alimentaria generó erogaciones por $ 18.000 millones. 

Te puede interesar:   Luz roja: 52,5% de inflación con dólar oficial congelado, tarifas y precios regulados

Las velocidades de aumento de las partidas del gasto público fueron muy dispares en el arranque de 2021.  

La “obra pública” viaja a una velocidad de 3 cifras. Es uno de los motores “electorales” que quiere mostrar el Gobierno de cara a la elección legislativa.

Los subsidios económicos a empresas de servicios públicos crecen muy fuerte, por encima de la inflación. el mayor ajuste del gasto público pasa por jubilaciones, AUH, y salarios públicos que no llegan a compensar el efecto de la inflación. 

 Las prestaciones sociales (jubilaciones y gasto social), que explican el 60% del gasto operativo total, crecieron al 34,5% interanual en términos nominales. Por debajo de la inflación acumulada en los últimos 12 meses -40,7% interanual -. 

Las jubilaciones y pensiones contributivas subieron 29,8% interanual, cayeron en términos reales 7,7% en febrero.  

 Claramente, la suspensión de la ley de movilidad previsional durante 2020 y los ajustes discrecionales de jubilaciones – vía decreto del Poder Ejecutivo- funcionó como una “válvula de ajuste” del gasto público durante el año pasado. En 2021, con la “nueva fórmula”, los haberes de los jubilados seguen cayendo en términos reales.  

Para el primer trimestre del año el aumento será de 8,1%, mientras que la inflación acumulada sólo del primer bimestre del año alcanzó a 7,8%. 

Asimismo, la partida de “Asignaciones universales para la protección social” (AUH) creció solo 24% interanual. Cayó 11,8% en términos reales (interanual).

En febrero, las “Transferencias a las provincias” subieron 35,1% respecto de igual mes de 2020. El ritmo de crecimiento de esta partida disminuyó significativamente respecto al acumulado de 2020 que promedio una suba de 173% interanual.  

Te puede interesar:   El "Plan Platita", por ahora, es poca plata, pero sube expectativas de devaluación e inflación

En tanto, en febrero, los “subsidios económicos” a las empresas de servicios públicos subieron 86,5% interanual debido al “congelamiento” tarifario. Específicamente, los subsidios energéticos se explican por la asistencia financiera a CAMMESA $10.000 millones y al programa Plan Gas por $6.900 millones. 

Así, en el acumulado del primer bimestre de 2021 el gasto en subsidios económicos totalizó $119.500 millones . Un crecimiento de 85,3% interanual. Vale señalar que en 2020 se gastaron  casi $700.000  millones en subsidios económicos.  

La carga de subsidios económicos seguirá abultándose, ya que el Gobierno sigue sin definir el esquema de ajuste en las tarifas de servicios públicos- luz, gas y agua- . Actualmente uno de cada diez pesos que gasta el Fisco está destinado a “cubrir” a los subsidios económicos a empresas de servicios públicos.

Los “gastos de funcionamiento“ registraron una suba de 33,4% interanual en febrero, 7,3 puntos porcentuales por debajo de la inflación acumulada en los últimos 12 meses (40,7%). La partida de “salarios públicos” (gastos en personal) registró una suba de solo 22,4% interanual. Es decir, los salarios sufrieron una “licuación” y cayeron un 13%  -interanual- en términos reales. 

Por su parte, los “gastos de capital” (obra pública) es la partida del gasto que más rápido crece. Aumentó 150% interanual en febrero pasado. Es un aumento de 77% en términos reales. Es la gran apuesta del Gobierno para apuntalar la recuperación económica en el año electoral. 

Por último, los pagos por intereses de la deuda en febrero subieron 13,7% interanual (nominal). Sin embargo, en el primer bimestre del año cayeron un 42,8% debido al canje de deuda.  

Te puede interesar:   Los dos déficit externos que pueden potenciar la escasez de dólares en 2022

La “brecha fiscal” – diferencia entre ingresos y el gasto público primario- se revirtió. Y en los próximos meses los ingresos seguirán creciendo por encima del gasto (por la comparación con meses de confinamiento duro en 2020). Para el 2021 el Gobierno proyectó un 4,5% del PBI de déficit fiscal primario. Es un objetivo cumplible siempre y cuando no se produzca una “segunda ola” de coronavirus y obligue a incrementar el “Gasto Covid”. 

Las mayores dudas pasan por saber como evolucionarán las partidas de subsidios económicos (que se están negociando en la actualidad) . Y qué pasará con jubilaciones y salarios públicos en la previa a las elecciones. El Gobierno probablemente intentará “fogonear” el consumo interno y otorgue un “bono compensatorio” a jubilados y pensionados en los meses previos a la elección . Es esperable que también aplique un refuerzo a la paritaria estatal. 

Amílcar Collante