Contact Information

Según la AFIP, la recaudación de noviembre fue de $648.976 millones, un 36,7% superior a lo recaudado en el mismo período de 2019. Se mantuvo constante en términos reales (descontando la inflación). Pese a la reapertura de la economía y levantamiento de las medidas de aislamiento, los ingresos fiscales no logran un repunte significativo.

Según lo informado por AFIP, en noviembre pasado el impuesto al valor agregado (IVA), que está vinculado al consumo y actividad, subió 34,9% en términos nominales (respecto al mismo periodo de 2019). Es una caída de 1,3% descontando la inflación. Sin embargo, si consideramos el IVA-DGI que esta vinculado al consumo interno subió solo 17,7% interanual (cayó 13,8% en términos reales).

El impuesto al cheque  -impuesto sobre los créditos y débitos- subió 27,2% en términos interanuales (nominal), equivalente a una merma de 6,9% en términos reales.

Mientras que la recaudación de seguridad social, vinculada al mercado laboral, tuvo un incremento de solo 20,6% respecto de noviembre de 2019. Es decir, cayó un 11,8% descontando la inflación acumulada en los 12 meses previos.

El Impuesto PAIS (recargo de 30% sobre los consumos en el exterior y para compra de dólares) tuvo una recaudación de $ 8.480 millones. Es decir, un 0,6% menos que en octubre pasado. Este nivel de impuesto responde a un nivel de compras de “dólar solidario” y de consumos en el exterior por unos U$S 352 millones en noviembre.

Vale señalar que el total recaudado por el Impuesto PAIS llegó a equivaler al 3,6% de la recaudación total del mes de agosto. Y en noviembre representó sólo un 1,3% del total recaudado (ver gráfico).

Te puede interesar:   BCRA ya emitió más de 2 billones para el Tesoro: cuál es la clave para contener al dólar en 2021

En noviembre, los derechos de exportación (retenciones) cayeron fuertemente. Se desplomaron 25,1% interanual. En este caso influyó el adelantamiento de las operaciones registradas en igual periodo de 2019 en detrimento del año 2020 (como consecuencia de la expectativa de suba de las alícuotas) y la reducción de alícuotas para servicios, hidrocarburos, minería, bienes e insumos industriales, complejo sojero y sector automotriz anunciada desde octubre de este año.

Los mayores aumentos en la recaudación vinieron por el lado del impuestos a las Ganancias y de Bienes Personales. En el caso del Impuesto a las Ganancias  subió 76,7% en términos nominales. Es decir, se incrementó 29,3% en términos reales. Mientras que la recaudación de Bienes personales se disparó 1762% interanual Por el aumento en las alícuotas que tuvo el tributo para 2020.

En noviembre, el Tesoro Nacional recibió $ 648.976 millones producto de la recaudación impositiva. Mientras que recibió otros $150.000 millones por emisión del BCRA en concepto de transferencias de utilidades para pagar las cuentas. La “maquinita” equivalió a 23,1% de la recaudación tributaria. Vale señalar que en mayo pasado llegó a representar el 86%. En octubre pasado el Tesoro Nacional no solo no solicitó ayuda del BCRA sino que devolvió en términos netos unos $ 95.000 millones.

El ministro de Economía Martín Guzmán intentó enviar una señal, en plena disparada de la brecha cambiaria, de que tratará de reducir la emisión del Banco Central para asistir al Tesoro. Sabe que buena parte de esa emisión termina alimentado la demanda de los dólares alternativos y la brecha cambiaria. Pero la tarea no es fácil. En noviembre volvió la emisión para pagar las cuentas fiscales y lo mismo sucederá en diciembre, cuando corren para el fisco el pago del medio aguinaldo de salarios, jubilaciones y planes sociales, además de vencimientos grandes de deuda en pesos.

Te puede interesar:   La "montaña" de vencimientos en 2021 de deuda en pesos a renovar para no disparar el dólar