Contact Information

El último informe sobre el mercado de trabajo del Indec (Mercado de trabajo, principales indicadores (EPH) Cuarto trimestre de 2017) fue festejado por el Gobierno porque muestra que en el último año se crearon en el país 433.000 nuevos empleos. Mientras que la tasa de desocupación descendió del 7,6% en el cuarto trimestre de 2016 al 7,2% en el cuarto trimestre de 2017. Sin embargo, el documento contiene cifra muy llamativas, con variaciones insólitas, en especial en los aglomerados del interior del país. 
   Según los datos oficiales, los principales resultados revelados en 31 aglomerados urbanos en todo el país son los siguientes:
— En los partidos del Gran Buenos Aires, se crearon 223.000 puestos de trabajo. 
— En el total de los aglomerados del interior del país, en tanto, hay 231.000 empleos nuevos.
— Las dos localidades que perdieron mayor cantidad de empleo son Ciudad de Buenos Aires (22.000 trabajos menos) y  Gran Rosario (18.000 empleos menos). 
— En cambio,en el Gran La Plata se generaron 30.000 puestos y en Córdoba otros 21.000 empleos.
  Habrá que esperar un mes más, hasta que estén disponibles las últimas cifras de la base usuarios del Indec, para saber qué clase de puestos de trabajo se crearon (en blanco o negro, asalariados o monotributo, etc) y en qué sectores. 
  Pero llaman particularmente la atención algunos datos de localidades del interior del país. Por ejemplo:

— En Santiago del Estero el desempleo subió del 1,8 al 4,3%. Con un fuerte aumento de la tasa de empleo: del 35,8 al 41,3. Pero la desocupación crece por un insólito y todavía mayor salto de la tasa de actividad (es decir, de la gente que salió a buscar trabajo): del 36,4 al 43,1%.

Te puede interesar:   La maquinita sigue a full y en dos meses el Banco Central aumentó las Leliqs en $ 876.000 millones

— En Rosario es al revés. El desempleo baja del 8,6 al 7,6% junto con una fuerte caida de la tasa de empleo (del 44,6% al 42,8%). Lo cual se explica por una baja todavía mayor de la tasa de actividad (es decir, mucha gente dejó de buscar empleo y por lo tanto el Indec no las considera desempleadas sino inactivas): del 48,7% al 46,4%.

— En Viedma/Carmen de Patagones el desmpleo se disparó del 0,8% al 3,6%. Con una gran suba del empleo (de 4 puntos) que fue más que compensada por un aumento extraordinario de la tasa de actividad de más de 5 puntos. Dicho de otro modo: según el Indec, habría un boom de creación de puestos de trabajo, pero al mismo tiempo hubo una avalancha todavía mayor de gente que antes no buscaba trabajo y ahora sí, lo cual generó un gran aumento del desempleo.

— En Jujuy el desempleo saltó del 3,7 al 5,9%. Con la misma lógica: aumentó fuerte el empleo (1,7 puntos), pero la tasa de actividad creció mucho más (2,7 puntos).

— En San Luis, la desocupación cayo del 3,6% al 1,2%, una tasa casi inexistente. 

Todos datos difíciles de explicar en la realidad. Tal vez por estas cuestiones extrañas y llamativas de las estadísticas oficiales es que el Indec anticipa que a partir del próximo trimestre retomará las tareas de monitoreo de las direcciones de estadísticas provinciales, encargadas de relevar la información primaria.