Contact Information

El presidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios – (COPAL), Daniel Funes de Rioja, afirmó que una reforma laboral no puede ser copiada de Brasil u otro país, sino que hay que mirar "el contexto productivo, el grado de informalidad de la economía" y apuntar a "ganar competitividad".
"Uno no puede pensar voy a copiar la reforma laboral brasileña o ninguna otra, lo que tiene que decir es como gano productividad y competitividad", afirmó Funes de Rioja.
En ese marco, el empresario pidió revisar "no solamente el peso de las cargas sociales, sino el modelo de seguridad social que va a tener Argentina en el futuro porque hoy la seguridad social cada vez más depende de impuestos de carácter general en el mundo y no de impuestos al trabajo". 

El dirigente abogó para que sindicatos, empresarios, y el Estado elaboren conjuntamente "una normativa que contemple las realidades del mundo que viene" para lo cual hay que "mirar el fenómeno" de los cambios tecnológicos, la "robotización y la digitalización".
"La digitalización va imponer consecuencias claras, la inteligencia artificial, la automación en términos generales lo va a hacer, entonces tenemos que prepararnos para esos tiempos. Tenemos que prepararnos sindicatos y empresarios, y el tercer actor indispensable es el Estado como regulador y garante de equilibrio y razonabilidad en estos aspectos. Entre los tres hay que componer una normativa que contemple las realidades del mundo que viene", planteó.
El también vicepresidente de la UIA evaluó en declaraciones a radio Led que "un blanqueo hay que hacerlo pero con una propuesta hacia adelante" porque si se hace "con la misma complejidad normativa, con la misma dificultad para la micro y pequeña empresa, y con la misma presión tributaria en materia de cargas sociales que nos hace líderes, entonces en ese contexto, un blanqueo es simplemente un suspiro". "Hay que poner un punto de inflexión, y ese punto es que el blanqueo tiene que ir acompañado por una discusión que tome estos temas, y que seriamente nos permita trabajar por la productividad", acotó.
Funes de Rioja dijo que el régimen laboral de Argentina tiene "distorsiones históricas" y la primera "es una legislación muy densa, profusa, muy litigiosa" "En términos generales, en materia de derecho colectivo, la riqueza de los convenios colectivos se ha queddo muy limitada a la tendencia a la concentración de la negociación en grandes ramas de actividad; ahí hay que abrir un poco más el sistema, pero por voluntad de las partes, no porque se imponga", opinó.