Contact Information

Está semana se dio a conocer quién será el negociador de la deuda Argentina. El economista Martín Guzmán, discípulo de Joseph Stilglitz, sería el encargado de una tarea muy compleja, ya que no hay mucho tiempo para llevar a cabo esa negociación, como el propio Guzmán dijo en más de una oportunidad.

   Argentina tienen en los próximos 6 meses obligaciones de deuda en pesos y en dólares muy abultados. Si sumamos las Letras del Tesoro y Bonos (en dólares) y los vencimientos con Organismos Internacionales los vencimientos hasta junio ascienden a 15.470 millones de dólares. Aproximadamente u$s 11.000 millones en bonos y Letes.

   Mientras que para el mismo periodo Argentina tiene que afrontar vencimientos en pesos por $ 873.000 millones (aproximadamente 14.500 millones de dólares al dólar oficial).

   Vale señalar que sin acceso al mercado de deuda voluntaria (interno /externo) estás obligaciones deberían financiarse vía emisión de pesos. Y los vencimientos hasta junio equivalen al 50% de la base monetaria. Es inviable emitir en esa magnitud, sin provocar una disparada de las brechas del dólar oficial (con cepo) y los otros dólares (paralelo y contado con liquidación), que potenciaría peligrosamente la inflación.

   Por eso, es seguro que las Lecaps y bonos en pesos reperfilados por Macri para los primeros meses del Gobierno de Alberto Fernández volverán a reperfilarse.

   Una parte de la propuesta de Martín Guzmán para encarar la negociación de la deuda ya fue aceptada por  Alberto Fernández. Cuando Alberto dijo que no pedirá que el FMI desembolse los U$S 11.000 millones pendientes del préstamo que acordó con Macri, todo indica fue asesorado por Guzmán.

Te puede interesar:   Bancos: evitaron pagar $ 1000 millones a ahorristas en Cuarentena y movida para resistir presión para prestar

   La idea de fondo de Martín Guzmán es que Argentina crezca y que también crezca la cantidad de dólares que genera la economía en el mediano plazo. Recién entonces habría capacidad de repago para afrontar vencimientos de la deuda.

   En una presentación reciente hizo una propuesta para negociación de la deuda Argentina que incluía 2 años de gracia para los vencimientos de capital y reperfilamiento de intereses con acreedores privados.

   Pero convencido de que había que evitar los costos de un nuevo default destacó que la clave estará en la necesidad de encarar una “negociación exprés” con los acreedores privados.

   Dijo que marzo de 2020 seria la fecha límite para cerrar un acuerdo, teniendo en cuenta el volumen de vencimientos de deuda del segundo trimestre, que serán imposibles de afrontar con las las reservas “reales” del  Banco Central.