Contact Information

Según los últimos datos del Banco Central, en febrero la compra de dólares billete (neta de los que vendieron) para atesorar fue de 621 millones de dólares, un 36% menos que en febrero de 2018. En enero, un mes en la que la compra de dólares billetes para “atesoramiento” se confunde en parte con las necesidades de dólares cash de los que viajan al exterior por turismo, había llegado casi a U$S 1.300 millones. Pero en febrero el nivel de compra de dólares para el “colchón” (o cajas de seguridad) volvió a niveles muy bajos al igual que en el período octubre-diciembre, tras la megadevaluación. Los picos de compras en plena corrida habían alcanzado los u$s 3.400 millones en mayo del año pasado, cuando el dólar todavía estaba “barato” (ver gráfico).
   Por su parte, el déficit de dólares por turismo en febrero cayó 55%, comparado con igual mes de 2018. El gasto de argentinos en el exterior (neto de los ingresos de dólares que traen los turistas extranjeros) fue de 468 millones. El febrero de 2018 el gasto de los argentinos en el exterior había sido de U$S 1030 millones más que los dólares que trajeron los turistas extranjeros al país. El salto del dólar del 100%, sumado a la aceleración de la inflación y la licuacion salarial por la estampida de los precios y la devaluación, dieron como resultado un ajuste muy importante en la demanda de divisas de los argentinos.
  No hay muchos pesos sobrantes en los bolsillos para comprar dólares a 40 pesos. Sí los hay en depósitos a plazo fijo, en el sistema financiero. Pero por ahora, esos depósitos son retenidos por las altas tasas de interés. (Ver acá: "los peligros del jueguito tasa-dólar"). Las tensiones cambiarias que reaparecieron a mediados de febrero, y obligaron al Banco Central a volver a subir rápidamente la tasa de interés de referencia de las Leliq (del piso del 44% el 14 de febrero al 67% actual) no se explican, hasta ahora, por un salto del atesoramiento de dólares (la fuga al dólar de los argentinos) sino por la escasez de la oferta de divisas y el desarme de carteras de inversores financieros extranjeros que habían apostado a la tasa de interés en pesos. (Ver acá: "los 4 escenarios del dólar electoral").
   En febrero, 920.000 clientes dólares billetes en el sistema bancario, frente a las 800.000 compradores de febrero de 2018. Pero es inferior al pico de 1.260.000 clientes que adquirieron divisas en enero. Del análisis desagregado por magnitud de la operación surge que los pequeños ahorristas siguen concentrando la mayor participación. El mes pasado el 67% de las operaciones de compras fueron realizadas por ahorristas pequeños (hasta 10.000 dólares en el mes) y un 19% de ahorristas entre 10.000 y 50.000 dólares. Mientras que el 14% restante fueron realizadas por grandes inversores (de más de 50.000 dólares mensuales). El valor promedio de compra por cliente fue de 1.286 dólares.
  Si observamos la dinámica de la compra de dólares, sumando atesoramiento y turismo, en mayo de 2018 la demanda de dólares acumulada en los últimos 12 meses llegó a un record de U$S 33.235 millones anuales, mientras que en febrero pasado el acumulado anual –en los 12 meses previos— había caido a U$S 24.105 millones.