Contact Information

Según lo informado por el INDEC, la industria cayó 6,6% en junio, respecto al mismo mes de 2019.  Pero “rebotó” un 13,8% contra el mes de mayo en la serie desestacionalizada. Mientras que el índice de la construcción (ISAC) de junio se derrumbó en junio 14,8% respecto del mismo mes de 2019. Pero “recuperó”  un 38,2% respecto a mayo tras la apertura de las medidas de aislamiento.

   Según el Indec, en junio pasado, el índice de producción industrial manufacturero (IPI manufacturero) registró una caída de 6,6% respecto a igual mes del año anterior.  A pesar del rebote respecto a mayo de 13,8%, se ubica 13,1% por debajo de los niveles de actividad pre-covid y de la implementación de las  medidas de aislamiento.

 En el acumulado del primer semestre de 2020 la producción industrial registró una caída de 14,6% respecto a igual período de 2019. En otros términos, hay una recuperación bastante rápida en relación al piso de la actividad de abril, cuando se registró el momento más duro de la curentena. Pero esa recuperación en “V” viene desde el fondo del abismo y todavía está por debajo de los niveles de actividad del año pasado, cuando la industria ya estaba sumergida en la recesión. Además habrá que ver si se sostiene y eso dependerá de que no haya más demoras o marcha atrás en el proceso de apertura de la economía.

La actividad de la construcción cayó 14,8% en junio con relación al mismo mes de 2019, y el acumulado de los seis primeros meses del año acumula una contracción de 37,8% respecto de igual período de 2019.  Pero de nuevo el índice de la “serie desestacionalizada” muestra una variación positiva de 38,2% en junio respecto del mes anterior.

Te puede interesar:   Cuánto tiempo llevaría, en el mejor escenario, salir de esta mega recesión

Por el momento, es prematuro considerar qué forma tendrá la recuperación de la actividad económica (“V”, “U”,”W” o”L”) El incremento de los contagios de coronavirus obligaron al Gobierno a volver  a la fase previa de aislamiento en el AMBA en el mes de julio.

Esta “intermitencia” en la apertura económica puede aplazar la recuperación económica y la podría hacerle perder fuerza.  Aún con el rebote en construcccion y producción industrial de junio –respecto a mayo- no se puede afirmar que la recuperación será en forma de “V”. Por ejemplo, en el AMBA se postergó la reapertura de la construcción privada.

Aún así hay algunas señales que pueden anticipar una recuperación. Por caso, el “índice construye”, en base a venta de materiales para la construcción, mostró un fuerte repunte desde el piso de abril. En julio se ubicó en el nivel más alto de los últimos 25 meses, por arriba de julio de 2019 y julio 2018.

La brecha cambiaria (con el dólar paralelo a 130 pesos y un costo de la construcción en ese valor de dólar en un piso) disparó la demanda de materiales de la construcción. Ante la imposibilidad de comprar más de 200 dólares dentro del cepo, parte de los excedentes de pesos en algunos sectores se volcaron a la compra de materiales de la construcción.

En el desagregado por sectores de la industria, la producción automotriz cayó en junio 31,8% y acumula una baja de 43,6% en el primer semestre de 2020. Pero obviamente la recuperación respecto del piso de abril, cuando la industria no fabricó ningún auto, en mayo y junio fue muy importante. Mientras que la contracción en “Otro equipo de transporte”  alcanzó el  46,2% en junio y 43,4% en el  primer semestre de 2020 (respecto a acumulado del mismo periodo de 2019).

Te puede interesar:   Soja arriba de los U$S 400: ¿qué pasará con uno de los precios clave para el frente externo?

En el rubro “Prendas de vestir, cuero y calzado” la caída de junio -respecto a mismo mes de 2019- fue de 38,9% y en el primer semestre acumula una caída de 43,4%. En “Industrias metálicas básicas” las caídas fueron de 36,8% y 33,3% , respectivamente. En “Otros equipos, aparatos e instrumentos” la caída en junio fue de -15,7% y -34,2% en los primeros seis meses del año, respectivamente.

De las 16 ramas de la industria relevadas por el INDEC, sólo 4 terminaron en terreno positivo en junio respecto del mismo mes de 2019.

Entre los rubros que están por arriba del año pasado, en junio “Alimentos y bebidas” registró un aumento de 4,8%, “Muebles y colchones, y “otras industrias manufactureras” 3,5%, “Sustancias y productos químicos” aumentó 7,6%  y “Productos de tabaco” registró un incremento de 87,5%, todos respecto de junio de 2019.

Según la encuesta del Indec a empresarios industriales, las expectativas a futuro continúan siendo en su mayoría negativas. El 84,8% de las empresas no cree que suban las ventas en el tercer trimestre de 2020 (el 57,6% cree que caerán). Mientras que el 87,6% de las empresas encuestadas no considera que aumentará el uso de su capacidad instalada.

Por su parte las expectativas sobre la evolución de la construcción en los próximos meses, de acuerdo a la encuesta cualitativa que releva el Indec, tampoco son favorables. El 53,2% de las empresas consultadas que realizan obras privadas anticipa que la actividad del sector disminuirá todavía más, mientras que el 38,3% estima que no habrá cambios, es decir, que permanecerá en los niveles deprimidos actuales. Solamente un 8,5% de los encuestados es optimista y cree que repuntará el nivel de actividad.

Te puede interesar:   Las cifras que decidieron a Guzmán apurar la eliminación del IFE, pese a la interna oficial

 Respecto del empleo (entre abril y junio) el 57,5% de las empresas privadas consultadas cree que no variará la cantidad de personal ocupado en el sector, 34% cree que se reducirá y sólo un 8,5% piensa que se va a incrementar.

En el caso de la construcción , el Gobierno ya comenzó a tomar medidas para revertir la situación del sector. El “relanzamiento” del plan Pro.cre.ar va en ese sentido y principalmente apuntarán a sectores intesivos en el factor trabajo, como es la construcción. Sin embargo, el monto inicial del programa es de sólo $25.000 millones  (0,8% del PBI). Es poco significativo para quebrar las expectativas.