Contact Information

El Banco Central baja los encajes e inyecta 45.000 millones de liquidez al sistema bancario. Mientras reduce la tasa de interés mínima de las Leliqs de 62,5% a 58%.

   Se reunió el Comité de Política Monetaria del BCRA y decidió reducir los encajes bancarios en 3 puntos porcentuales (para depósitos a plazo fijo), con lo que inyectará 45.000 millones de pesos. También disminuyó la tasa de interés mínima de las Letras de Liquidez del Central(leliqs) a 58% para el mes de julio.

   La reducción de encajes de los depósitos a plazo fijo lleva a los bancos a tener más liquidez en un mes en el que aumenta la demanda de pesos por una cuestión estacional: la mayor necesidad de pesos por el pago del medio aguinaldo.

   Los encajes son un porcentaje de los depósitos que los bancos deben mantener inmovilizados (no prestables). Es decir, esta medida aumenta la liquidez de los bancos en un mes particular en que la demanda de pesos se eleva, por el pago de medio aguinaldo y el receso invernal. Esto sucede especialmente en julio y en diciembre de cada año.

   La decisión del Central de reducción en 3 puntos porcentuales el encaje a los depósitos a plazo fijo representará una liquidez adicional por 45.000 millones de pesos aproximadamente.

   Sin embargo, los cambios en los encajes no modifican el objetivo de la base monetaria con “crecimiento cero” en julio. Es más, entre agosto y octubre, el Central se comprometió a cumplir una meta monetaria aún más exigente.

   El promedio de la base monetaria tendrá que ubicarse en $1.2980.000 millones en octubre. En julio la meta es de 1.343.000 millones, Lo cual hace que el ritmo de crecimiento (interanual) de la base monetaria pase de 20% actual al 3,7% en octubre.

Te puede interesar:   Pulseada Larreta - Gobierno: cómo impactará en el Banco Central y en los consumidores

   Claramente, la señal es a la baja de la tasa de interés, pero no tanto. Porque el fin último en el año electoral es no volver a tener un salto disruptivo en el tipo de cambio.

   Por ello, el BCRA es un prudente y no quiere repetir el error de febrero pasado cuando bajó la tasa agresivamente de 55% a 44% en 15 días y luego sobrevino un salto cambiario.

   Como se observa en el gráfico, en sólo 12 meses desde octubre de 2018, en plena crisis cambiaria, el apretón monetario ha sido muy agresivo. Se pasó de una base monetaria que crecía al 41% interanual a solo 3,7% en octubre próximo.

    Esta decisión del BCRA de baja de tasas de interés de las Letras de Liquidez, se reflejará en todo el sistema bancario. Especialmente, en un abaratamiento (en el margen) de los costos de financiamiento para empresas y familias que tienen tasa de interés cuasi prohibitivas.

   Hoy la tasa de interés promedio para un crédito personal es de 65% y para un adelanto en cuenta corriente para empresas es de 67,5%.

    La contracara de esta política monetaria muy agresiva, fueron 13 meses ininterrumpidos de retracción del crédito para consumo en términos reales (descontando inflación).

   El stock de crédito al consumo cayó más 31 puntos porcentuales en términos reales desde que se desató la crisis cambiaria en mayo de 2018.

   Difícilmente recupere dinamismo en lo que resta del año si continua tan elevado el costo de financiamiento.

Amílcar Collante