Contact Information

Las  jubilaciones y pensiones y la AUH tendrán un aumento de 12,12% en el mes de junio. Así, en junio acumularan una suba de 21,1%, respecto de diciembre  de 2020. La jubilación mínima pasará a $23.065 mensuales. Pese al incremento de 4 puntos porcentuales respecto al ajuste anterior (8,07% en marzo), la nueva fórmula de actualización (que ajusta por la evolución de los salarios y de la recaudación de impuesto que aportan al sistema previsional) perderá nuevamente con la inflación hasta el mes de agosto.

En marzo de 2021, los jubilados y pensionados y beneficiarios de AUH tuvieron la primera actualización con la nueva fórmula de movilidad, sancionada a fin de 2020. El ajuste fue de solo 8,07% nominal, mientras que la inflación del primer trimestre de 2021 fue de 13%. Es decir, los jubilados, pensionados y beneficiario de AUH arrancaron el año perdiendo 4,3% en términos reales (descontando la inflación). Pero con ese aumento los jubilados deben subsistir en el trimestre marzo/abril/mayo, en el que la inflación sigue erosionando el poder de compra de sus ingresos.

No es la primera vez que los jubilados y pensionados son la variable de ajuste.  En la anterior cambio de fórmula de movilidad previsional, sancionado a fin de 2017 durante el mandato de Mauricio Macri -con un cálculo que combinaba 70% por variación por inflación (IPC) y un 30% por variación de salarios (RIPTE), los jubilados sufrieron desde el inicio un fuerte ajuste ya que se les quitó un trimestre de aumentos, algo que la Corte Suprema ya falló que deberá ser reintegrado para los que litiguen en el futuro.

Te puede interesar:   Fuerte ajuste monetario de Pesce en el BCRA, pero se disparan pagos de intereses de Leliqs

En el año 2018 la jubilación mínima subió solo 28,5% – nominal- y la inflación alcanzó el 47,6%. Es equivalente a una quita –en términos reales – de 13%.

 En 2019 volvieron a perder, esa vez un 1,7% adicional en términos reales (con aumento de 51,1% y una inflación de 53,8%). Entre septiembre de 2017 y septiembre de 2019, los haberes jubilatorios en términos reales cayeron 17,3%.

En el 2020 con la ley de movilidad ya suspendida y con aumentos discrecionales otorgados por el Poder ejecutivo, los jubilados de la mínima sufrieron una nueva caída de 0,6% en sus haberes –sin contar los bonos extra- (inflación 36,1% y jubilación mínima 35,1%).

A partir de 2021 se aplica la nueva fórmula de movilidad  en base a una ponderación de 50% de la variación trimestral de los salarios el RIPTE (Remuneración Imponible de Trabajadores Estables que elabora Seguridad Social ) y el Índice de Salarios del INDEC, se toma el mayor. El otro 50% de la ponderación se compone de la variación trimestral de la recaudación impositiva por beneficiario que va a la Seguridad Social  (y no incluye el ajuste por inflación) .

Con el aumento de sólo 8,07% y la fuerte aceleración inflacionaria a partir de octubre de 2020, el derrumbe del poder de compra de las jubilaciones se profundizó aceleradamente. Así, entre marzo 2020 y marzo de 2021, las jubilaciones reales (descontada la inflación) cayeron otro 9,3%.

El Gobierno dio a conocer esta semana  que el aumento a partir de junio será de 12,12% en jubilaciones, pensiones y AUH. Este número surge de la combinación del índice RIPTE, que subió 13,7% en el primer trimestre del año, mientras que los recursos por beneficiario de la Anses lo hicieron 10,6%.

Te puede interesar:   El BCRA se prepara para lo que viene desde julio, pero largó la pulseada por el "dólar libre"

Así, el haber mínimo de los jubilados de Anses pasará de $20.572 a $23.065 mensuales. Mientras que la jubilación máxima aumentará de $138.426 a $155.204. En tanto, la AUH (asignación universal por hijo), que ajusta con la misma fórmula de movilidad, pasará de $4.504 a $5.050 mensuales a partir de junio (y hasta el mes de agosto).

Para compensar la fuerte pérdida del poder adquisitivo de las jubilaciones en estos meses, el Gobierno anunció un bono de 1.500 pesos en abril y mayo para la jubilación mínima, pero que no se mantendrá en junio.

Así, las jubilaciones y pensiones, y la AUH acumularán un incremento  de 21,16% (respecto de diciembre de 2020) a partir del mes próximo. Si lo comparamos con la evolución de la inflación es muy probable que sólo en junio en términos reales logren acercarse a la inflación acumulada en lo primeros 6 mes del año, recomponiendo ese mes algo de poder de compra (ver gráfico).

Sin embargo, entre julio y agosto, jubilaciones y AUH, volverán a perder fuertemente la carrera contra la inflación.

Según nuestras proyecciones en un escenario de “desinflación” sostenida a partir de abril en un “escenario optimista” (Abril 3,4%, mayo 3%, junio 2,75%, julio 2,5% y agosto 2% – todas variaciones mensuales-), la inflación acumulada al mes de agosto será de 29,2% y el ajuste de haberes y AUH se mantiene hasta ese mes en  21,16%. En agosto, nuevamente la caida de las jubilaciones reales será del 6,2%.  

Por último, el gasto en jubilaciones tuvo un recorte producto de la pandemia, ya que las medidas de aislamiento y la limitación en la atención al público, retrasaron los trámites de jubilaciones.

Te puede interesar:   Guzmán busca "ancla para la economía", pero el Gobierno apunta a las "expectativas electorales"

En 2020, sólo hubo 120.629 altas nuevas en el sistema integral previsional argentino (SIPA), cuando el promedio anual de 2016-2019 fue de 293.000. Es decir, hubo 172.000 jubilaciones nuevas menos.

En 2021 la situación no mejoró pese a la apertura de la economía y el levantamiento de las restricciones a la movilidad. En el primer trimestre del año, se registraron 34.248 nuevas altas en el sistema previsional. A este ritmo el año terminará con 137.000 “nuevos” jubilados. Es decir, unos 156.000 jubilados menos que en el promedio del período 2016/2019.