Contact Information

Según lo informado por el INDEC, la industria registró una baja de  7,1% en agosto, respecto al mismo mes de 2019. Y cayó 0,9% contra el mes de julio en la serie desestacionalizada. Mientras que el índice de la construcción (ISAC) de agosto se derrumbó 17,7% respecto del mismo mes de 2019. Y  disminuyó un 1% respecto de julio – serie desestacionalizada-.

El índice de producción industrial manufacturero (IPI manufacturero) experimentó un rebote desde el piso de la actividad en abril cuando fue el momento más duro de la cuarentena. En mayo subió 9,2%, en el mes de junio la recuperación se aceleró (+24,8%) y en julio el incrementó fue de sÓlo 1,4%, todos en la serie desestacionalizada (respecto al mes anterior). 

Sin embargo, en agosto se frenó la recuperación y el índice IPI Manufacturero cayó 0,9% contra el mes previo. Así, la actividad industrial aún se ubica 7,4% por debajo de los niveles de actividad pre-Covid y de la implementación de las medidas de aislamiento (febrero-20).

En el acumulado de los primeros ocho meses de 2020 la producción industrial registró una caída de 12,5% respecto de igual período de 2019. En otros términos, hubo una recuperación bastante rápida en relación al piso de la actividad de abril, cuando se registró el momento más duro de la cuarentena.

Pero con el dato de agosto publicado por el INDEC, claramente, la recuperación económica  no tendrá forma de “V”  como deseaban desde el equipo económico. Sino que se observa una forma similar a una “raíz cuadrada invertida”. Es decir, una recuperación acelerada los primeros meses y luego ese dinamismo se frena .Y se va recuperando gradual y prolongadamente en el tiempo.

Te puede interesar:   El Gobierno recortó casi la mitad del gasto en ATP: cómo desarmarlo gradualmente y bajar el déficit

La actividad de la construcción (Indice ISAC-INDEC) mostró una dinámica similar a la industria. En agosto, cayó 17,7% con relación al mismo mes de 2019. Y el acumulado de los ocho primeros meses del año acumula una contracción de 31,8% respecto de igual período de 2019.

El índice de la “serie desestacionalizada” mostró una variación negativa de 1% en agosto respecto del mes anterior. Después de haber subido 113,4% en mayo, 41,7% en junio y 4,5% julio. Esto marca que también en la construcción cada vez cuesta más recuperar el terreno perdido con el cierre total de abril.

El “Indice Construya”, en base a venta de materiales para la construcción, en sintonía con el índice ISAC del Indec mostró un fuerte repunte desde el piso de abril. Sin embargo, en agosto tuvo una baja de 11,3%, respecto de julio. Igualmente se ubica un 2,3% por encima de agosto de 2019. Vale señalar que el mes de agosto de 2019 comenzó a mostrar el impacto de la devaluación post elección de las PASO.

En los últimas semanas , la brecha cambiaria (con el dólar paralelo arriba 150 pesos y un costo de la construcción en ese valor de dólar en un piso) disparó la demanda de materiales de la construcción -especialmente de productos “acopiables” – ante la imposibilidad de comprar más de 200 dólares dentro del cepo.

Por ello, parte de los excedentes de pesos en algunos sectores se volcaron a la compra de materiales de la construcción. Sin embargo, este rebote parece haber encontrado un “techo” de demanda el mes pasado. Probablemente, a medida que el salto en el dólar oficial comience su traslado a precios será más difícil observar una recuperación más rápida en los próximos meses.

Te puede interesar:   Guzmán y Pesce anunciarán las nuevas medidas para tratar de frenar la dinámica de la crisis

Según el INDEC, en julio pasado – último dato publicado- se registraron  313.338  puestos de trabajo en el sector construcción. Mientras que en julio de 2019  había 435.556 empleos contabilizados. En los últimos 12 meses, el sector perdió 122.218 empleos, una caída de 28,1% interanual.

Las expectativas sobre la evolución de la construcción en los próximos meses, de acuerdo a la encuesta cualitativa que releva el Indec, tampoco son favorables. El 29,6% de las empresas consultadas que realizan obras privadas anticipa que la actividad del sector disminuirá todavía más, mientras que el 51,9% estima que no habrá cambios. Es decir, que permanecerá en los niveles deprimidos actuales. Solamente un 18,5% de los encuestados es optimista y cree que repuntará el nivel de actividad.

Respecto del empleo (entre septiembre y noviembre) el 62,3% de las empresas privadas consultadas cree que no variará la cantidad de personal ocupado en el sector, 22,6% cree que se reducirá y sólo un 15,1% piensa que se va a incrementar.

Según la encuesta del Indec a empresarios industriales, las expectativas también a futuro continúan siendo en su mayoría negativas. El 73,7% de las empresas no cree que suban las ventas entre septiembre y noviembre de 2020 (el 38,8% cree que caerán). Mientras que el 85,3% de las empresas encuestadas no considera que aumentará el uso de su capacidad instalada.