Contact Information

El año pasado, a partir de mayo, el ex presidente Mauricio Macri prendió la maquinita de emitir pesos para cubrir las necesidades financieras del Tesoro. En mayo y en agosto, el Banco Central le transfirió al Tesoro en total 204.245 millones en concepto de “transferencia de utilidades”.

   Entre noviembre y el 5 de diciembre, a días de irse, le transfirió otros $ 190.000 millones en concepto de “Adelantos Transitorios al Tesoro Nacional”. Esta manera “heterodoxa” de financiar las cuentas públicas, ya sin eufemismos como las “transferencias de utilidades”, prendiendo con todo la impresora de pesos, fue habilitada por un DNU del propio Macri del 28 de octubre, al día siguiente de perder la elección general.

   En ese DNU se establecía la autorización para que el BCRA financiara hasta en $ 400.000 millones al Tesoro Nacional.

   Cuando llegó al poder, Alberto Fernández volvió a recurrir a la maquinita para pagar las cuentas de la administración pública en diciembre, habitualmente un mes muy pesado en gastos por el medio aguinaldo de jubilaciones y salarios públicos (a lo que se sumó este año el bono para jubilados y AUH): en 20 días de diciembre, el BCRA le transfirió al Tesoro $ 160.000 millones como “adelantos transitorios”.

   El ministro Guzmán intentó reconstruir el mercado de bonos en pesos en el mercado local para refinanciar los vencimientos de la deuda en pesos y no fundir la “maquinita”, teniendo que cubrir también esas obligaciones con emisión monetaria.

   Así, en enero la maquinita de pesos se mantuvo apagada. Sin embargo, en febrero la “maquinita” de imprimir pesos para financiar al Tesoro volvió a funcionar. Según los datos del BCRA, en febrero se vio obligado a emitir pesos y girarlos al Tesoro Nacional para afrontar sus obligaciones en moneda local. El mes pasado, el BCRA emitió 107.000 millones de pesos para cubrir las cuentas del Tesoro.

   La falta de confianza y de crédito interno producto de los “reperfilamientos” de los bonos y letras en pesos, como el caso del bono dual (AF20) por más de 90.000 millones de pesos, sumada a la incertidumbre por la renogociación de la deuda, dejaron nuevamente al fisco sin otra fuente de financiamiento que la “maquinita”.

Te puede interesar:   Qué pasó los 2 primeros días tras los anuncios y las 3 claves para reducir la incertidumbre

   El 2 de marzo, la semana pasada, el Banco Central, conducido por Miguel Pesce, volvió a girar “Adelantos Transitorios al Tesoro Nacional” por otros $ 75.000 millones.

   En el caso del último giro en concepto de “Adelantos Tránsitorios” (del 02/03) se incluyo probablemente la emisión de pesos necesaria para pagar el viernes 6 de marzo el “Bogato” -A2M2- (originalmente vencian $73.000 millones el 07/03). Finalmente, se pagó con emisión unos 26.000 millones de pesos. El Ministerio de Economía lanzó un canje del bono, que logró un 65% de adhesión por un mix de bonos y letras en pesos a mayor plazo para evitar recurrir puramente a la “maquinita” para cubrir el vencimiento. Este es un porcentaje elevado teniendo en cuenta lo ocurrido con el AF20, que tuvo una licitación de canje de bonos que quedó “desierta” previa al vencimiento y terminó con un “reperfilamiento” hasta septiembre de más de $90.000 millones.

   Sea como fuere, en menos de 1 mes, el BCRA emitió 182.000 millones para financiar al Gobierno. Así, en sólo tres meses, desde que asumió Alberto Fernández , la emisión para cubrir a las obligaciones del Tesoro Nacional se disparó y asciende ya a $342.000 millones (equivalente al 18% de la Base Monetaria actual).

   El BCRA tiene un rol de “rueda de auxilio” para la caja del fisco Nacional. Lo que no es frecuente es que la asistencia comience en el arranque del año en semejante magnitud, dado que la brecha fiscal siempre se amplía hacia fin de año (noviembre/diciembre), cuando se concentran los mayores pagos del Tesoro Nacional.

   Sin embargo, ya se conoció que el mes de enero reapareció el déficit fiscal primario. Y que la recaudación de febrero (+42,6% interanual) corre muy atrás de la inflación (52,9% interanual en enero/20). Hubo números muy “flojos” en impuestos vinculados con la actividad como IVA (+36,8% interanual) e impuestos a los créditos y débitos (41,9% interanual). Es decir, la brecha entre ingresos tributarios y gasto publico se agrandó.

   Pero la financiación al Tesoro no es la única fuente de emisión del Banco Central:

Te puede interesar:   ¿Cuál es el techo del dólar en la crisis?

El segundo factor de emisión monetaria son las compras de dólares del BCRA. Desde el 10 de diciembre pasado, el BCRA lleva emitidos por compra de dólares (emite pesos y compra los dólares excedentes del superávit comercial en el mercado cambiario) unos $ 103.379 millones.    En febrero, por la incertidumbre macro y el cambio de escenario internacional (devaluación en Brasil, desaceleración China, coronavirus, etc) la tendencia cambió y el Central en lugar de comprar dólares del superávit comercial pasó a vender reservas para moderar el alza en el tipo de cambio. Así, con esas ventas netas de dólares retiró pesos de circulación por 15.647 millones.    El tercer factor de expansión de la base monetaria es el pago de intereses de Leliqs y Pases: desde que asumió Alberto Fernández, unos $ 127.432 millones (entre el 10/12 al 02/03).     La carga de intereses de Leliqs y Pases sigue siendo muy elevada. Más de 60.000 millones mensuales, pese a que el BCRA redujo en 25 puntos porcentuales la tasa de interés de referencia (tasa de interés de Leliqs): pasó de 63% a 38% anual. Además, se estiraron los plazos de colocación de 7 días a 21y 28 días.

   El punto clave es el récord del stock total de pasivos remunerados del BCRA (Leliqs y Pases). Llegó a casi 1.700.000 millones de pesos ($1.698.666 millones al 04/03, último registro disponible).

   Ese número del stock de deuda del Central, aún suponiendo una baja de 10 puntos “extra” en la tasa de interés (a diciembre de 2020), podría generar una carga de intereses adicional de $494.000 millones en el resto del año, equivalente a un 27% de la base monetaria actual.

Te puede interesar:   Con súper cepo y home banking sin los U$S 200, el BCRA vendió U$S 208 millones en 5 días

   Está claro que una cosa es la campaña electoral y otra muy distinta cuando hay que gobernar y administrar.

   El Alberto Fernández candidato, que prometía terminar con las Leliqs y pagar con los intereses de las Leliqs los aumentos de los jubilados, se hubiese escandalizado ante el actual nivel récord del stocks de Leliqs.

   Sin embargo, el aumento de colocación de Leliqs a los bancos obedeció a la necesidad de retirar parte de los pesos en circulación inyectados por el propio Banco Central en los últimos meses. Este salto en el stock de pasivos remunerados del BCRA se concentró al final de febrero.

   Con esas colocaciones de Leliqs y Pases por $300.473 millones (entre el 20/02 y el 28/02), el Central retiró de circulación un monto similar de pesos, que la propia entidad había emitido recientemente para financiar al Tesoro. Esto marca una señal de prudencia dentro del esquema del titular del BCRA, Miguel Pesce. O, al menos, indica que hay concincienda en la entidad monetaria que los actuales niveles de emisión para financiar al fisco son insostenibles por varios meses más.

   Sin esa absorción de fin de mes la base monetaria hubiese tenido un salto que podría desequilibrar las cotizacion de los “otros dólares” (blue, dólar bolsa y contado con liquidación) y elevar la brecha cambiaria, presionando sobre la inflación y desestabilizando al “plan oficial de emergencia de corto plazo”. 

   ¿Habrá otro plan una vez que se cierre la renegociación de la deuda con el FMI y los acreedores privados?

   Entre los pesos que emitió y luego retiró del mercado vía colocación de peses y Leliqs, entre el 10 de diciembre y el 2 de marzo último, la base monetaria creció entonces en $171.522 millones, un 9,9% (ver gráfico). Mientras que el circulante de pesos subió $123.604 millones (12%).