Contact Information

Según las estimaciones de la Bolsa de cereales de Buenos Aires, la cosecha 2019/20 alcanzará los 49,5  millones de toneladas. Por razones climáticas se redujeron las proyecciones y la cosecha caería en 5,6 millones de toneladas respecto de la campaña 2018/19.

Adicionalmente, los precios de los contratos a futuro de la soja  en el mercado de Chicago cayeron un 10,8% (entre el pico de enero y abril)  producto de la pandemia del covid-19  y la parálisis a escala global de la economía . Pasaron de usd 347 a usd 313 por tonelada de soja. Es decir, habrá un doble impacto en 2020 , vía precio y cantidades.

La soja es un producto clave para la economía del país.   Por un lado, es un bien que aporta divisas que son de significativa importancia en un contexto de extrema incertidumbre global. Esa oferta de divisas es clave en el segundo trimestre del año. Más aún, tras la gran inyección de pesos del BCRA para monetizar el déficit fiscal es necesaria para evitar que no se “desancle” el tipo de cambio ( oficial) y para lograr que la inflación no se descontrole .

En marzo pasado, la liquidación de “agro-dólares”  ya se vió afectada por el covid-19. Según lo informado por CIARA-CEC, se liquidaron 1000 millones de dólares. Esto es un 43%  menos de ingreso de dólares de las cerealeras en el promedio de marzo (2015/19).

Por otro lado, la soja aporta un ingreso significativo a las cuentas fiscales vía retenciones. En un momento en que las arcas del fisco, especialmente de los impuestos vinculados con la actividad (como IVA e impuesto al cheque), sufren el impacto del “aislamiento obligatorio”.

Te puede interesar:   Qué está pasando con los depósitos en dólares: cuál es el riesgo

 El cálculo de pérdidas en la cosecha de la soja -en términos de  dólares- si contemplamos el efecto precio (-10,8%) y la caída en las cantidades (5,6 millones de toneladas) sería de aproximadamente 3.400 millones de dólares.