Contact Information

La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner sorprendió a todos la mañana del sábado cuando anunció que se bajaba de la candidatura presidencial para acompañar como vice a su ex jefe de gabinete Alberto Fernández.

En su editorial del lunes Maxi Montenegro destacó dos análisis sobre esta sorpresiva decisión de Cristina: uno "superficial", el más repetido cerca de a Casa Rosada, donde aseguran que esta versión de CFK moderada es un intento para atraer a un electorado independiente y que Alberto Fernández no será más que un títere de la ex mandataria.  

El segundo es más de fondo. Cristina sabe que con sus votos solos no llega, ni a ganar las elecciones ni a gobernar, por lo que les envia una señal a los gobernadores del PJ: está dispuesta a negociar.  

Algunos de ellos como Juan Manzur de Tucumán o Gerardo Zamora de Santiago del Estero, salieron a elogiar el anuncio y hablaron de un “peronismo unificado”.  

Sergio Massa, en cambio, ratificó su candidatura presidencial, pero dijo que “no hay que ser funcionales a una división de la oposición que permita que Macri siga en el Gobierno”.

El mundo cambió y no se pueden repetir las mismas recetas de la "década ganada": con la soja a 300 dólares será un desafio mayor pagar la deuda con el FMI.