Contact Information

La construcción arrastra 17 meses de bajas consecutivas. Según el INDEC, en enero pasado la construcción registró una caída de 13,5%, en relación a igual mes de 2019. Y reflejó una suba marginal de 0,4% en la “serie desestacionalizada”, en relación a diciembre de 2019.

   El deterioro en el sector, por el contexto recesivo que se continúa “estirando” en el tiempo, se reflejó en el mercado de trabajo. Entre el diciembre de 2018 y diciembre de 2019, se perdieron 47.500 puestos de trabajo en la construcción.

   Sólo entre noviembre y diciembre de año pasado, la cantidad de trabajadores registrados de la construcción cayó en 19.580 puestos de trabajo.

    La caída del salario real por los picos inflacionarios desde mayo de 2018 hasta fin de 2019 y la desaparición del crédito hipotecario fueron los principales determinantes del derrumbe de la construcción en el sector privado.

   El indice Construya (que mide la evolución de los volúmenes vendidos al sector privado de los productos para la construcción) se redujo un 3,9 % interanual (enero/20 vs enero/19).

   Sin embargo, si se toman los últimos 24 meses la caída llega a 23,2%.

   El “ frenazo” de la obra pública, exigida por el FMI para cumplir con las metas fiscales el año pasado, es notorio en el índice difundido por el INDEC.

   Especialmente, se refleja en la “caida libre” en las ventas de asfalto que disminuyeron 63,6% interanual en enero de 2020, respecto al mismo mes de 2019. El hormigón elaborado fue el segundo insumo de la construcción con mayor caída (-43,1% interanual).

Te puede interesar:   Quién se llevó los dólares del FMI

   Los datos recientes de febrero (privados) muestran que tendencia recesiva se podría profundizar.

   Los despachos de cemento informados por la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland reflejaron en febrero una caída abrupta de 25,2%, respecto del mismo mes de 2019. Y disminuyeron 8,3% respecto al mes de diciembre.

   Por último, la encuesta cualitativa que releva el Indec tampoco arroja cifras favorables. El 60,9% de las empresas consultadas que realizan obras privadas anticipa que la actividad del sector “no cambiará”. Mientras que el 32,6%% estima que disminuirá. Solamente un 6,5% de los encuestados es optimista y cree que el nivel de actividad repuntará.