Contact Information

Las reservas netas del BCRA ya están en terreno negativo. El acuerdo con el FMI exige una acumulación de U$S 5.800 millones de reservas internacionales para 2022.  A esta escasez de dólares se le están sumando 2 factores que pueden agravar la situación: el incremento del déficit turístico con el exterior (efecto post- pandemia)  y el incremento del atesoramiento de divisas – un millón de personas compraron dentro del cupo de u$s 200 por mes en enero.

Según el último informe de la “Evolución del Mercado cambiario” del BCRA,  en enero pasado el número de compradores de los U$S 200 dólares dentro del cepo (al tipo de cambio oficial más el impuesto PAIS y 35% de recargo a cuenta de impuesto a la Ganancias) aumentó 8% respecto a diciembre de 2021 y 34% respecto al mismo mes de 2021. Un millón de personas accedieron al “dólar ahorro” en enero. Casi 100.000 personas más que en diciembre de 2021.

La tendencia muestra que desde abril de 2021 la cantidad de compradores y el monto del atesoramiento dentro del cepo (U$S 200 por mes por persona) viene incrementándose (ver gráfico).

 En enero pasado, las compras netas de dólares alcanzaron los U$S 184 millones (en enero de 2021 fueron U$S 137 millones), una suba del 7% interanual.

En tanto, el déficit por compras en el exterior (los dólares que gastan los argentinos en el exterior menos los dólares que los extranjeros traen al país, incluido turismo y compras por internet) alcanzó los U$S 414 millones en enero de 2022.

Pese a que continúan algunas restricciones a los vuelos al exterior por el Covid-19, el BCRA  tuvo un rojo de divisas por compras al exterior 195% más alto que en enero de 2021 y 88% más alto que enero de 2020 (pre-pandemia). Así, en el acumulado de los últimos 12 meses alcanzó a un déficit por compras en el exterior de  u$s 2.744 millones (ver gráfico).

Te puede interesar:   Luces amarillas en las metas acordadas con el FMI, última ancla de expectativas que queda

En febrero de 2021 el déficit acumulado de los últimos 12 meses tocó un “piso”  (mínimo) de U$S 1.639 millones por el efecto de la cuarentena dura y la paralización de los vuelos al extranjero.

Actualmente el nivel de déficit por compras en el exterior está U$S 1.000 millones por encima de ese mínimo. Sin embargo, aún está lejos del nivel de enero de 2020, cuando acumulada U$S 5.250 millones (pre pandemia) en los 12 meses previos.

Por ello, si continúan levantándose  las restricciones al turismo internacional (producto del fin de la pandemia) podría dispararse aún más el déficit. Sobre todo porque los dólares que los extranjeros traen al país para gastar en el mercado local seguramente no se liquidarán en el mercado oficial (a 113  pesos) sino en el dólar blue a 204 pesos, sin que el Banco Central pueda sumarlos a las reservas.

Los argentinos que gastan en el exterior lo hacen al “dólar solidario” (oficial más impuesto PAIS (30%) + retención del 35% a cuenta del impuesto a las ganancias) aproximadamente de $187 por dólar. Es un dólar muy alto pero que sigue por debajo de los 204 del dólar blue. Se sigue con un dólar, en cierto punto, “subsidiado” por estar por debajo del precio de mercado.

En un escenario para el 2022 sin pandemia y con apertura de las fronteras (con los vuelos aéreos internacionales habilitados), el nivel de déficit por turismo podría alcanzar los niveles pre-pandemia. Así, pasaría a un nivel del orden de los 400 millones mensuales promedio, unos U$S 4800 millones en el año. Es decir, un déficit de divisas “adicional” de U$S 2.100 millones adicionales respecto de 2021.

Te puede interesar:   Qué hay detrás de los últimos números fiscales, la "trampa" contable y cómo quedan las metas con el FMI

Si a este escenario le agregamos una demanda por los u$s 200  de un millón de compradores, en promedio por mes el BCRA tendrá que contar con U$S 600 millones por mes para abastecer a la demanda de atesoramiento más déficit por compras en el extranjero.

En resumen, un mayor déficit por turismo y compras en el exterior (por U$S 400 millones por mes ) y el atesoramiento dentro del cepo (u$s 200 millones) implicaría una demanda de dólares superior a los u$s 7.000 millones para 2022. Esta situación dificultaría la tarea de acumulación de reservas al BCRA, acordada dentro de las metas del FMI, por u$s 5.800 millones en 2022.