Contact Information

En noviembre el índice de precios al consumidor (INDEC) sorprendió y rompió el piso de 5% mensual .La inflación fue de 4,9% mensual, respecto al mes previo. Muy por  debajo de lo pronosticado por las consultoras privadas (REM del BCRA) que esperaban 6,1%. Es el menor registro (mensual) desde febrero pasado (4,7%). Hubo múltiples factores que explican la desaceleración de la inflación: ajuste monetario y fiscal, desaceleración del consumo, desinflación de alimentos (internacional) y el “efecto carne” sumado a programa “precios justos” en alimentos.

Con este registro la inflación interanual se aleja de los 3 dígitos y podría terminar el año cerca del 95%.  Así, acumula en los primeros 11 meses del año un 85,3%,  con una variación interanual de 92,4%.

Existen varios factores que explican la desaceleración de la inflación de noviembre: el ajuste monetario y fiscal, la desaceleración del consumo, “desinflación” de alimentos (internacional) y “efecto carne” sumado a programa “precios justos” en alimentos.

El ministro de Economía, Sergio Massa, está llevando un ajuste fiscal importante, luego de un primer semestre muy expansivo en términos reales. Las principales partidas del gasto público caen en términos reales a tasas de variación de 2 dígitos.

Además desde el BCRA se mantiene una política de tasa de interés elevadas (en el último mes fueron reales positivas). La combinación de ajuste fiscal y monetario está “enfriando” el consumo interno y “disciplinando” a  los precios.

Por otra parte, en los últimos meses hubo una “desinflación” del precio internacional de los alimentos. Esto ayudo a la “desinflación de alimentos” observada en noviembre pasado.

En noviembre, el índice de precios de los alimentos (internacionales) de la FAO (organización dependiente de Naciones Unidas) se mantuvo prácticamente sin variaciones respecto de octubre. Y se ubica apenas un 0,3 % de su valor correspondiente en noviembre de 2021. En marzo pasado estaba 16,8% arriba del índice de noviembre de 2021 (ver gráfico).

Te puede interesar:   Negociación con Brasil por la "moneda cómun" y necesidad de corto plazo de ahorrar dólares

 Por otra parte, la sequía generó un incremento en la faena de ganado. Así, una mayor oferta en el mercado de carne vacuna implicó una caída de precios en algunos cortes en el mostrador de las carnicerías y supermercados.

Según el INDEC, el precio de la carne en GBA subió solo 0,9% en noviembre pasado, respecto de octubre. Así acumuló 57,6% de incremento en lo que va del año y la variación interanual fue de solo 71%, frente a la inflación general de 92,4%. La ponderación del rubro “carnes” en el índice general es lo que ayudó a la “desinflación. El rubro “carnes” tiene un peso en GBA de 6,98%; en el Noreste es de 13,27% , en el Noroeste 12,5%, en la región pampeana 9,8% y en la región cuyana 10,3%. La incidencia en el índice general de precios al consumidor (IPC) es alta.

En el caso del programa de “Precios Justos” de más de 1800 productos que se mantienen a una tasa de incremento de 4% mensual hasta fines de febrero de 2023, todavía no habría impactado en noviembre, ya que recién se puso en marcha plenamente en diciembre. De hecho, algunos productos dentro de precios justos, como harinas y lácteos, subieron más que el promedio general de la inflación.

La “inflación de alimentos” fue en 3,5% en noviembre. Es el rubro que menos subió en noviembre pasado, 2,7 puntos por debajo de la inflación de alimentos de octubre (6,2%). Así, acumula 86,3% en los primeros 11 meses del año y 94,2% en los últimos 12 meses.

Te puede interesar:   Anuncio de U$S 5000 millones del swap con China y el ajuste que banca Cristina

Dentro de “alimentos y bebidas” (en GBA), “Pan y cereales” subió 5,9%, “Leche, productos lácteos y huevos” se incrementaron 5,6% y las “frutas”  subieron  13,5%. Sin embargo, las “verduras, tubérculos y legumbres” se derrumbaron un 13,5% y “Carnes” subió solo 0,9% mensual. El efecto carne y verduras es lo que desaceleró fuertemente la inflación de alimentos.

En noviembre pasado la inflación núcleo (que no incluye a precios regulados ni estacionales) subió 4,8% mensual, 0,1 puntos porcentuales por debajo de la inflación general. En los últimos 12 meses, la inflación núcleo acumuló una suba de 89,1%.

 En tanto, la inflación de “estacionales” subió 132,1% interanual en noviembre y los precios regulados aumentaron solo 79,7% (ambos interanual).

Los rubros que más subieron en noviembre fueron: “Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles” (8,7%); “Comunicación” (6,4%); “Bebidas alcohólicas y tabaco” (6,3%); “Transporte” (6,1%); “Bienes y servicios varios” (5,8%); “Restaurantes y hoteles” (5,5%) y Equipamiento y mantenimiento del hogar (5,4%).

En tanto, los siguientes rubros estuvieron por debajo de 4,9 puntos porcentuales de la inflación general: “Prendas de vestir y calzado” (4,5%); “Recreación y cultura” (4,2%); Salud (4,1%); Educación” (3,8%) y “Alimentos y bebidas” (3,5%);

Es la sexta vez en durante el mandato de Alberto Fernández que la tasa de depreciación mensual del Peso Argentino (promedio) supera a la tasa de inflación (6,2% depreciación vs 4,9% de inflación). La constante durante todo este periodo (especialmente en 2021- año electoral- y los primeros 6 meses de 2022) fue que el dólar oficial se atrasase frente a la inflación.

Si tomamos la serie del IPC-INDEC desde que asumió Alberto Fernández el promedio mensual de inflación se ubicó en 3,9% (entre diciembre de 2019 y noviembre/2022) y ya acumula 295% de inflación en casi 3 años de gestión.

Te puede interesar:   Faltan muchos dólares y el Gobierno apuesta a recomprar U$S 1.000 millones de deuda: los objetivos

La inflación esperada para 2023, según el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) elaborado por Banco Central (en base a proyecciones de consultoras y bancos) es de 99,7% anual. Mientras que los números del Presupuesto 2023 fijaron la proyección de inflación en 60% anual.

 Tras el dato de inflación de noviembre, el BCRA tomo la decisión de mantener la tasa de interés de referencia (tasa de interés de Leliqs) en 75% anual (107,3% tasa anual efectiva)  o 6,2% mensual.

Tras éste dato de inflación el equipo económico gana algo de “oxigeno” en la pelea con los precios. Sin embargo, una “golondrina no hace verano”. Hay que seguir monitoreando la evolución de los precios en los próximos meses .Más que nada teniendo en cuenta la dinámica del “dólar oficial” que va a un ritmo superior al 6% mensual .Es muy difícil que los precios maquen otro mes por debajo de 5% mensual.