Contact Information

Según un informe del centro de estudios de la Unión Industrial Argentina, el déficit comercial de la industria superó en 2017 todos los pronósticos. No fueron U$S 35.000 como se estimaba un par de meses atrás, sino U$S 38.372 millones, de acuerdo a las últimas estadísticas oficiales del INDEC.
  Para tener una idea de magnitud, el anterior récord del déficit industrial había sido en el año 2013, con U$S 32.885 millones. En 2015 y 2011, también años de expansión, rondó entre 31.000 y 32.000 millones de dólares. En el 2016, pese a la recesión se mantuvo en U$S 31.000 millones, por encima de los U$S 28.000 millones de 2012 y 2014, también años recesivos. 
   La preocupación de los industriales es todavía mayor cuando se miran la balanza bilateral con los grandes socios comerciales. Con China, el déficit en el comercio de manufacturas de origen industrial llegó a casi U$S 12.000 millones. Mientras que con Brasil fue de U$S 10.517 millones. En tercer lugar, se ubica el rojo con la Unión Europea, con U$S 9.203 millones. 
   Desde China, dicen en la UIA, se importan principalmente productos terminados, intensivos en mano de obra, que ponen en jaque a sectores locales que generan mucho empleo, con textiles, calzado, metalmecánica y aparatos eléctricos, entre otros. 
   Las causas de semejante desbalance son conocidas. El atraso cambiario, la presión impositiva, el mayor costo laboral, el financiamiento caro y los costos de lógista e infraestructura en general atentan contra la competitividad de la industria nacional.