Contact Information

Tras la elección PASO de agosto de 2019 el dólar oficial saltó de $ 45 a $60 y recién con el ‘súper cepo cambiario” se pudo contener la presión de devaluatoria. Hoy cotiza a 65,7 pesos en el dólar minorista (oficial).

Aquella devaluación final, tras más de un año de devaluación permanente desde abril de 2018, permitió llevar al dólar a un nivel más alto y competitivo. Tras la asunción del nuevo Gobierno, el 10 de diciembre pasado, el  ministro de Economía, Martín Guzmán, se mostró  a favor de un esquema de dólar alto que garantice el superávit comercial y que impulse el crecimiento vía aumento en exportaciones.

Sin embargo, desde entonces y en especial con las devaluaciones del último mes a cusa de la crisis del Coronavirus de todos los países de la región, el dólar en Argentina volvió a trasarse, perdiendo el “colchón de competitividad” que en teoría era el único dato positivo de la economía que heredó Alberto Fernández.

Para comparar el nivel del dólar en distintos períodos históricos debemos recurrir al llamado “dólar real multilateral a valores de hoy”: tomamos la cotización del dólar en distintos puntos del pasado y lo traemos al presente adicionándole la inflación en Argentina y ajustándolo con los precios (tipo de cambio e inflación) durante el período de los principales “socios comerciales”: Brasil, Estados Unidos, China y la Unión Europea.

El cálculo muestra que el nivel de dólar hoy,  64,47 pesos mayorista al 30/03, es similar al que tenía Argentina en la previa a la elección PASO: 63,9 pesos a valores de hoy (ver gráfico).

Es decir, el “colchón” de competitividad (precio) de la economía argentina se diluyó en solo 7 meses.

Te puede interesar:   Qué pasó los 2 primeros días tras los anuncios y las 3 claves para reducir la incertidumbre

Entre abril y julio de 2019 el Gobierno de Macri pidió autorización al FMI para hacer uso de los desembolsos del Organismo Internacional para intervenir en el mercado de cambios. Así se pisó la cotización del dólar para contener la inflación con el objetivo de tener la mejor performance electoral y se llegó a las PASO del 11 de agosto con un dólar atrasado. Con la devaluacion post Paso, como es sabido, el dólar volvió a dispararse.

El 14 de agosto se llegó a un pico del dólar real: un dólar oficial equivalente a 84 pesos a valores de hoy, similar a la cotización actual del “dólar blue” o del dólar turista (oficial más 30%).

Pero en los casi 3 meses de la campaña electoral rumbo a la elección general de octubre, el dólar volvió a utilizarse como ancla para la inflación y las expectativas, con el Banco Central vendiendo fuertemente reservas para contenerlo. Así, a fines de octubre de 2019, el dólar real ya había bajado a 75 pesos, producto de la aceleración de inflación . Vale señalar que, en agosto/19 la inflación fue de 4,4%y en septiembre/19 alcanzó el 5,9%.

Cuando asumió Alberto Fernández, el dólar a valore de hoy ya era equivalente 70,3 pesos actuales.

En los últimos 2 meses las devaluaciones de los “socios comerciales”, producto de la crisis del Coronavirus, aceleraron la tendencia del “atraso del dólar”. Ya que el Gobierno siguió utilizando el dólar para anclar la inflación, y a diferencia de los paises de la región no pudio acompañar las devaluaciones de la región.

Brasil, Chile, México y la mayoría de los países de la región tuvieron en los últimos 2 meses una salida de capitales muy grande. Se dio el efecto llamado “vuelo a la calidad” en el cual inversores salen de países riesgoso en busca de activos seguros como bonos del tesoto de Estados Unidos. Ante esa situación, en especial, Brasil utilizaron las reservas de sus Bancos Central sólo para moderar una fuerte depreciación de sus monedas, que en países con niveles de inflación inferiores al 4% anual, no se trasladó no se trasladó de manera significativa a los precios.

Te puede interesar:   Cuánto tiempo llevaría, en el mejor escenario, salir de esta mega recesión

El propio Alberto Fernández recooció que en su modelo económico ideal quiere emular al periodo 2003/2008 con crecimiento, dólar alto,  superávits gemelos (fiscal y comercial) y fuerte expansión de las exportaciones. Pero para alcanzar el nivel del dólar real promedio de ese período la cotización del dólar oficial mayorista debería ser a valores actuales de 81 pesos, algo imposible sin generar una nueva disparada de la inflación.

Hoy la crisis del coronavirus hace que las prioridades del Gobierno estén puestas en la ayuda a sectores vulnerables ( informales , jubilados y pensionados y personas bajo la línea de pobreza), evitar el quiebre en la cadena de pagos y en garantizar la “supervivencia” de las pymes .

Sin embargo, en algún momento el rápido “atraso” del tipo de cambio tendrá que ser atendido .

 Primero, para poder proyectar escenarios a futuro. Es vital en la negociación de la deuda que quede claro que nivel de dólar va a tener argentina y para que el programa macroeconómico sea consistente en el tiempo.

Pero fundamentalmente porque el atrasado cambiario podría poner en jaque el superávit comercial, apenas la economía empezara a recuperarse junto con las importaciones. Mientras no haya otros dólares disponibles para Argentina que el excedente del superávit comercial, el Banco Central no puede darse el lujo de perder reservas defendiendo un nivel de tipo de cambio similar al de 7 meses atrás, previo a la devaluación de las PASO. Y si por la necesidad de contener la inflación se opta por no acelerar el movimiento del dólar al ritmo de los precios, entonces el cepo y las trabas a las importaciones deberán endurecerse aún más, complicando aún más la salida de la recesión una vez que pase el cisne negro del Coronavirus.

Te puede interesar:   Qué hay detrás de los anuncios económicos, lo que faltó y la bala de plata para evitar otra crisis

Amilcar Collante