Contact Information

   Según el Indec, los precios mayoristas –a la salida de fábrica o puestos al inicio de la cadena de comercialización– aumentaron en septiembre 16%. Semejante salto se debe a la disparada del dólar de 30 a 40 pesos sobre la última semana de agosto. 
  Así, en los primeros 9 meses del año, el índice de precios mayoristas acumula un alza de 66,1%, una disparada de tal magnitud que abre interrogantes sobre si tarde o temprano esas remarcaciones llegarán al consumidor final. Entre enero y septiembre, el Indec informó que el índice de precios al consumidor aumentó "solo" 32,4%. Aunque se proyecta –teniendo en cuenta la inflación minorista en octubre rondará el 5%– en el 45% para todo el año.
   Si la comparación se hace respecto a un año atrás, en septiembre la inflación anualizada mayorista (respecto de septiembre 2017) se ubicaba en el 74%, lo cual revela que toda la aceleración de la inflación mayorista corresponde a los 9 meses de este año que, como se dijo, ya acumulan un 66%.
   En particular, los productos importados se encarecieron en septiembre 24% y suman en el año un impresionante 105% de aumento, casi exactamente en línea con el salto del dólar. A principios de enero el dólar cotizaba a 18,75 pesos. A fines de septiembre, llegó a los 41 pesos (+118%). Pero incluso cayendo en las últimas semanas a 37/38 pesos difícilmente vayan a retrotraerse las remarcaciones de precios del mes pasado. 
  En todo caso, la pregunta que todos se hacen es si con el índice de precios mayoristas creciendo 66% en 9 meses, podrá frenarse la inflación minorista en 45% para todo el año. La magnitud de la recesión, que condiciona en buena medida la capacidad de trasladar precios en la cadena al consumidor final, jugará un papel importante en el resultado final. 
   

Te puede interesar:   Crédito al consumo (tarjetas y prendarios) crece por tercer mes consecutivo, pero cae a empresas