Contact Information

La aplicación por parte del BCRA  de una tasa de interés mínima para los depósitos a plazo fijo en pesos, Primero, de 26,6% anual en abril pasado y de 30% anual a partir de junio (equivalente al 79%  del rendimiento de las Leliqs –Letras de Liquidez del BCRA-), sumado a las restricciones para acceder a los “dólares alternativos” (dólar bolsa y contado con liquidación) para empresas y personas físicas, generó una suba importante en el stock de los depósitos a plazo fijo en moneda local.

Según los datos publicados por el BCRA, entre el 01/05 hasta el 08/7 (último dato disponible) el stock de depósitos a plazo fijo aumentó en $ 310.712 millones. Pasó de $1.403.502 millones a $1.714.214 millones. Es decir, una suba 22,1% en 2 meses.

La suba de los depósitos a plazo fijo minoristas (menores a un millón de pesos) es mucho menos pronunciada que la de los plazo fijos mayoristas, de más de un millón de pesos (ver gráfico).

El stock de depósitos a plazo fijo de más de un millón de pesos subió  $268.767 millones (entre 01/05 y 08/07). Un aumento de 30,2%. Mientras que, en el mismo período, el stock de depósitos a plazo minoristas (menor a un millón de pesos) aumentó $41.945 millones. Pasó de 513.224 millones de pesos a 555.169 millones de pesos. Una suba de 8,2%

La recuperación de los depósitos a plazo es una buena noticia para el Gobierno. Ya que uno de los objetivos de la tasa de interés mínima establecido por el BCRA era evitar una mayor “dolarización” de los ahorristas y no permitir una ampliación de la “brecha cambiaria” (la diferencia entre el tipo de cambio oficial y los dólares alternativos) .

Te puede interesar:   Qué hay detrás de la suba de tasa a 33% para plazos fijos minoristas: el riesgo de agosto

Sin embargo, hay que seguir de cerca a la evolución de los depósitos a plazo fijo en pesos ya que el 77% del total están colocados en plazos entre 30-59 días (en la previa al covid-19 era 70%). Es decir, a muy corto plazo y la mayor parte están concentrados en manos de inversores mayoristas (67,6% del total).

Un aumento en la incertidumbre macroeconómica o  una resolución fallida de la renegociación de la deuda (o un default duro) puede disparar un “desarme” de depósitos a plazo fijo de gran magnitud y disparar la “dolarización” de los ahorros.

Por otro lado, los depósitos en dólares se estabilizan y los primeros días del mes suben por compras del “dólar solidario”

Según los datos del BCRA, los depósitos en dólares del sector privado se estabilizaron después de meses de caídas muy fuertes.

En abril se registraron retiros de depósitos en dólares por u$S 371 millones. En mayo pasado la caída de depósitos  alcanzó un récord – mensual- de u$S 907 millones. Pasaron de u$S 17.757 millones a principio de mes a u$s 16.850 millones a fin de mayo. La caída promedio diaria, durante ese período, fue de 46 millones de dólares.

Sin embargo, en junio la pérdida de depósitos se estabilizó. La caída acumulada fue sólo de u$S 66 millones. En lo que va de julio (hasta el 08/07) el stock de depósitos en moneda extranjera subió 207 millones.  Es decir, la dinámica de  retiros de depósitos se frenó .

Igualmente, el nivel de liquidez en dólares de los bancos es muy elevado.  Entre encajes en el Banco Central (los dólares de los depositantes “guardados” para responder a corridas), que totalizan u$s 10.298 millones, y los “dólares disponibles” las entidades financieras, unos u$s 3.655 millones (último dato disponible 07/07), hay en total casi U$S 13.953 millones de respaldo en el sistema financiero. Dicho de otra manera, los bancos podrían cubrir el 82% de los depósitos privados en el sistema.

Te puede interesar:   El verdadero motivo detrás de la suba del dólar blue a 136 pesos que preocupa al Banco Central

En el inicio de junio y julio, se observó un comportamiento similar en el stock de depósitos en dólares (ver gráfico). Los primeros días del mes se recuperan los depósitos en dólares. Básicamente, por el aumento en las cajas de ahorro en dólares debido a las compras del cupo de u$S 200 mensuales del “dólar solidario” (incluye el impuesto PAIS) por parte de las personas físicas. Y luego, con el paso de los días, se estabilizan o caen en parte los depósitos.

Vale señalar, que en mayo -según los informado por el BCRA-  hubo un total de 2.400.000 personas que compraron “dólar solidario”. Y este número muy probablemente se incrementó en los meses de junio y julio .  

En síntesis, el stock de depósitos en dólares (privado) dejó ser una señal de alarma para el Gobierno en las últimas semanas.  Sin embargo, el equipo económico pretende no solo que no caigan los depósitos en dólares sino que intentará recuperar la confiaza de los ahorristas. Y que vuelvan a “volcar” los dólares de las caja de seguridad o del “colchón” al sistema bancario .

Para ello, es necesario que el Gobierno muestre un programa que  involucre y coordine la política fiscal, monetaria, cambiaria y tarifaria (entre otras).

Indirectamente, si el Gobierno impulsa un  “blanqueo de capitales”, como trascendió en los últimos días, podría incrementar el stock de depósitos en dólares. Siempre con un plan económico creíble como condición necesaria.

Amílcar Collante