Contact Information

El Gobierno decidió crear nuevas cotizaciones de dólares para evitar una devaluación el tipo de cambio oficial  (que sigue atrasándose fuertemente contra la inflación desde abril de 2021) y  poder administrar las reservas que acumuló en septiembre pasado.

En primer lugar, apareció un esquema nuevo para el “Dólar Tarjeta” (consumos en el exterior) para los consumos que excedan los U$S 300 dólares mensuales con tarjeta de crédito que tendrán una carga impositiva del 100%, respecto al dólar oficial minorista.

Es decir,  las compras en el exterior con tarjetas de crédito pagarán ahora un dólar de $ 316 y se irá ajustando por la evolución de las minidevaluaciones diarias. Este tipo de cambio resulta de la cotización del dólar oficial minorista , más un  30% del Impuesto PAÍS, más un 45% a cuenta del impuesto a las Ganancias/Bienes Personales  y un 25% adicional a cuenta de Bienes Personales. Por los primeros u$s 300 dólares que se consuman el mes con tarjeta en el exterior continúa con el esquema previo (dólar oficial minorista más 30% de impuesto País y 45% de retenciones de Impuesto a las Guanacias y Bienes Personales), con un cotización cercana a los $276 pesos.

 El déficit por compras en el exterior (los dólares que gastan los argentinos en el exterior menos los dólares que los extranjeros traen al país, incluido turismo y compras por internet) alcanzó los U$S 758 millones en agosto pasado. Es el mayor registro desde mayo del año 2018 (cuando se consumieron U$S 862 millones) . Y en el acumulado de los últimos 12 meses alcanzó a un déficit por compras en el exterior de  u$s 5.844 millones.

Te puede interesar:   El atraso récord del dólar oficial y dólares libres quietos con alta inflación: ¿es sostenible?

Además, el Gobierno aplicará el recargo del 100% sobre el dólar oficial mayorista  ($302 pesos) para importaciones de lujo: automóviles y motos de alta gama; jets privados-pequeños aviones; embarcaciones de uso recreativo; bebidas alcohólicas premium (con un valor por encima de los USD 50);relojes, perlas, diamantes y otras piedras preciosas; helicópteros; drones, entre otros).

Y también se anunció el “Dólar Show Internacional” (o “Dólar Coldplay”) que es el dólar mayorista más un recargo de 30% para el pago de importación de servicios artísticos(recitales) que terminarán con una cotización de casi $200 por dólar.

Estas medidas son un “nuevo parche” que intenta encarecer y reprimir la demanda de dólares. Para que el BCRA pueda administrar los U$S 5.000 millones de dólares que acumuló gracias al “Dólar Soja” el mes pasado. En un periodo del año que estacionalmente el BCRA tiene una posición vendedora en el mercado de cambios.

El Ministro Massa sigue intentando “ganar tiempo” y evitar una devaluación brusca.Tendrá 2 efectos bajo el nuevo esquema de “dólar tarjeta”.

Primero,  que la “brecha cambiaria” oficial se consolida en el 100%. Es una señal que muestra que el Gobierno desistió de intentar bajar más los “dólares alternativos” y cerrar la “brecha por abajo” (con dólar oficial aproximándose a los dólares alternativos).

Por otro lado, si estas nuevas cotizaciones empiezan a tomarse como referencia para los “dólares alternativos” y el “dólar libre”, es probable que en el mediano plazo esta cotizaciones se ajusten al alza y tiendan a la cotización del “nuevo dólar tarjeta” por una mayor demanda en esos mercado.

 Este nuevo esquema implica que si el BCRA mantiene el ritmo del “crawling peg” en 6% mensual. Dentro de 3 meses (principios del 2023) el “nuevo dólar tarjeta” cotizará cerca de $375 .Y si las micro-devaluaciones aceleraran (como pide el FMI) al 7% mensual la cotización será de $385 pesos. El mensaje de la AFIP de que el nuevo dólar tarjeta llegó para quedarse tampoco es una buena señal. Si se mantuviera este recargo durante todo el año próximo, teniendo en cuenta que en el Presupuesto 2023 se prevé un dólar oficial mayorista de 270 pesos para fines del año próximo, entonces, como piso el nuevo dólar tarjeta –y los dólares libres– cotizarían arriba de los 540 pesos. Eso suponiendo siempre que a inflación el año próximo fuera sólo de 60% y el dólar oficial subiera sólo 62%, como dice el Prespuesto. Si la inflación fuera mayor –lo más probable– y el dólar oficial acompañara, por ejemplo, con un valor que superara los 300 pesos en diciembre de 2023, entonces el Gobierno estaría convalidando un dólar tarjeta arriba de los 600 pesos.

Te puede interesar:   Dólar oficial barato, inflación al 6,3% y el dólar se despierta: lo que Massa promete no hará