Contact Information

Según la Justicia de Estados Unidos 42 es el número de los “coimeados” en Argentina por la constructora brasileña Odebrecht, que buscaba así hacer negocios en nuestro país. 
Los acusados fueron mencionados con sus propios nombres propios en los tribunales estadounidenses por los coimeros que pagaron las coimas a los coimeados. Como para bailar un tango, también siempre hacen falta dos para sobornar. Ejecutivos del holding brasileño, procesados penalmente por este delito, revelaron el secreto a voces de Odebrecht para ganar licitaciones y contratos en América y África: coimear a funcionarios, lobbistas, legisladores, empresarios y sindicalistas. Estos “delatores premiados” gozarán de consideración en sus condenas judiciales.
La presidenta se reunió dos veces a solas con Marcelo Odebrecht, nieto del fundador de la constructora, hoy preso en Brasil por el pago de sobornos. Es el delator “premiado” que más habla, y el que más calla.
Los “delatores” de Odebrecht declararon bajo un mismo formato con los investigadores norteamericanos: detallaron quién fue sobornado, qué día, mediante qué banco se le pagó y por cuál de sus sucursales; debieron aportar el número de cuenta en la que depositaron lo que ellos describieron como “sobornos”. Y, en algunos casos, indicar si la cuenta pertenecía a sociedades off shore. El destinatario final de esos pagos irregulares figura siempre con nombre y apellido.

Fuente: Clarín