Contact Information

Desde que volvió a sacar la cara al sol, tras tres décadas de manejar la estrategia partidaria en las sombras, Enrique "Coti" Nosiglia no para de sumar conquistas. Primero fue la del acuerdo que aceptó el "Tano" Daniel Angelici, presidente de Boca, para acoplarse a su lista en la UCR porteña, en minoría. Luego fue ungido delegado al Comité Nacional y titular de su Comisión de Acción Política. Anoche coronó el operativo retorno con la consagración de su delfín Guillermo de Maya como presidente del Comité Capital.

De Maya fue electo por el plenario de delegados y encabezará una mesa directiva que contará con 8 miembros por el oficialismo -continuidad de la conducción de Emiliano Yacobitti- y 4 por el grupo más cercano al macrismo, que integran Angelici, el diputado electo Facundo Suárez Lastra y el auditor nacionalJesús Rodríguez.


De Maya es un joven militante que se formó en la Franja Morada de Ciencias Sociales y se desempeña como director adjunto de la Auditoría General de la Ciudad de Buenos Aires.
El resultado significa un nuevo espaldarazo para el recién afiliado Martín Lousteau, a quien el grupo de Nosiglia sostuvo como candidato en la Ciudad en las últimas dos elecciones y pretende que compita por la Jefatura de Gobierno nuevamente en 2019.
Por el momento, el único obstáculo es la negativa de Horacio Rodríguez Larreta a aceptar reglas de juego para que Lousteau lo enfrente en internas. De hecho, el oficialismo en la Ciudad fue a los comicios legislativos de este año bajo el paraguas de Vamos Juntos y el ex ministro de Economía compitió con Evolución.

Para entonces, todas las líneas internas del partido se conjuraron para tratar de que Cambiemos quede en funcionamiento en el único distrito donde no existe, dada la imposibilidad de acordar la selección de candidatos mediante las PASO.
Por otro lado, Nosiglia recibió otro espaldarazo con la definición en el distrito: podrá acrecentar su influencia en las decisiones del Comité Nacional, luego de haber sido el responsable de erosionar la posibilidad de acceder a la presidencia del pro macrista José Cano, situación que abrió la puerta para que asumiera el cargo por consenso el gobernador mendocino Alfredo Cornejo.