Contact Information

Cristina Fernández de Kirchner está, desde el lunes pasado, en la Ciudad de Buenos Aires. Ya como senadora nacional -pues juró el pasado 29 de noviembre-, reparte su tiempo entre su departamento de Barrio Norte y la sede del Instituto Patria, búnker K de la zona de Congreso.
En las últimas horas, Cristina analizaba los movimientos de Miguel Ángel Pichetto, jefe del bloque de senadores, quien este miércoles definió el armado de su “Bloque Justicialista” sin los 8 legisladores que se quedarán junto a la ex Presidenta, quien fue electa por ”Unidad Ciudadana”, sello que prescindió electoralmente del Justicialismo.

En el departamento de Cristina se evaluó la respuesta a Bonadio: una catarata de tuits -algo habitual- o una conferencia de prensa: finalmente, la ex Presidenta dará una conferencia de prensa en el Congreso, más concretamente en el bloque de diputados del FpV, rodeada de sus legisladores nacionales fieles.
Pero este jueves, conocida la decisión del juez Claudio Bonadio de pedir el desafuero y la posterior detención de Cristina Fernández de Kirchner por encubrir a iraníes por el atentado a la AMIA -denuncia hecha por el fiscal Alberto Nisman antes de morir-, en el departamento de la calle Juncal y Uruguay la ex Presidenta se juntó con sus colaboradores más fieles para definir su modo de respuesta.

La senadora nacional (asume el próximo de diciembre) mantiene sus dudas sobre el eventual comportamiento de Pichetto, más allá de la definición que ya dio el inoxidable senador en contra de los desafueros cuando no hay una sentencia firme.