Contact Information

El Congreso de la Nación amanecerá este lunes vallado y con cortes en las avenidas aledañas por el operativo de seguridadimplementado por la Policía de la Ciudad para garantizar la sesión de la Cámara de Diputados en la que se debatirá la reforma previsional acordada por el Gobierno nacional con los gobernadores. El operativo comenzó el domingo por la tarde y está a cargo del Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, mientras se prevén nuevas manifestaciones en contra del proyecto jubilatorio. El titular de esa cartera porteña, Martín Ocampo, estuvo reunido el fin de semana con los jefes policiales para ultimar los detalles del operativo. Por decisión del Gobierno nacional, el operativo quedó en manos de la Ciudad luego de las críticas por la actuación de la Gendarmería Nacional, la semana pasada, en la frustrada sesión por la ley considerada clave por el gobierno del presidente Mauricio Macri. Aquella vez se suspendió la sesión, a propuesta de una aliada oficialista, la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, quien cuestionó a la ministra de Seguridad nacional, Patricia Bullrich, por la cantidad de efectivos desplegados en las adyacencias del Congreso.

En medio del paro convocado por la Confederación General del Trabajo (CGT), entre otras organizaciones sociales y partidos de izquierda, para este lunes se prevé que se manifiesten en los alrededores del Congreso militantes de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) de los Trabajadores, la CTA Autónoma, la Corriente Federal Sindical, la Corriente Clasista y Combativa (CCC), la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) y Barrios de Pie. En paralelo y desde temprano, se anuncian cortes en acceso a la Ciudad de parte de grupos piqueteros.   La frustrada sesión del jueves pasado, tomada como una victoria por la oposición pese al quórum reunido por el oficialismo, concluyó fuera del recinto con un saldo de varias decenas de detenidos, nueve policías heridos y 15 automóviles destrozados, además de legisladores de la oposición afectados por el gas pimienta lanzado por las fuerzas de seguridad. "No hay que hacer tanta ostentación de la fuerza, no es bueno", dijo el jueves Carrió al criticar a Bullrich y afirmar que "no se necesitan tantos gendarmes". Aquella vez hubo unos 900 gendarmes en los alrededores del Congreso.