Contact Information

Un juez lo excarceló y la Cancillería lo solicitará por su enfermedad. El Gobierno de Mauricio Macri decidió interceder ante los Estados Unidos para que permita al ex canciller kirchnerista Héctor Timerman ingresar a ese país para iniciar un tratamiento por problemas de salud.

Después que Estados Unidos le revocara la visa cuando intentaba viajar el martes a Nueva York para realizarse un tratamiento de salud, Timerman insistió ante la Justicia por su excarcelación. Horas después , el juez federal Sergio Torres -quien subroga al juez de la causa, Claudio Bonadio decidió otorgarle el beneficio “por razones humanitarias y extraordinarias” del ex funcionario K, medida de inmediata aplicación.Así lo decidió la Cancillería a cargo de Jorge Faurie, luego de un pedido que le formulara la abogada del ex funcionario K, Graciana Peñafort,
 quien asistió a la cartera de Relaciones Exteriores para mantener una reunión con los abogados del Palacio San Martín.

 
La defensa a cargo de la abogada Graciana Peñafort manifestó, al pedir la excarcelación, que con motivo de su prisión preventiva “el Departamento de Estado de los Estados Unidos le revocó la visa para ingresar a aquél país y ello le impide proseguir con el tratamiento médico que está llevando a cabo en el extranjero en razón de su delicado estado de salud”.
 
Para justificar su decisión, el juez Torres se basó en los argumento de la a Cámara Federal porteña al confirmar el procesamiento con prisión preventiva de Cristina Kirchner, Timerman y demás imputados en la causa por “traición a la Patria”, indicó que la medida de detención cautelar “debía ser analizada de modocontinuo y flexible”, en relación a la enfermedad del ex canciller.
 
La situación judicial de Timerman es muy complicada. La Sala II de la Cámara Federal porteña confirmó el procesamiento y la prisión preventiva del ex funcionario y Cristina, entre otros acusados de “montar un plan criminal” para encubrir el atentado a la mutual judía mediante la firma del pacto con Irán.
Bonadio describió en la causa que el Gobierno K “negoció, participó, acordó y ayudó a lograr los objetivos de Irán”, no sólo a “lograr impunidad ante la Justicia argentina”, sino que nuestro país “no lo señale como un Estado terrorista que promueve y financia organizaciones terroristas” cuando recaían sobre ellos “actos de guerra en el territorio nacional (en referencia a los dos atentados sufridos en Argentina)”, contra ciudadanos “desarmados e inocentes, y que han sido declarados delitos de lesa humanidad”.
Pero su delicado estado de salud le permitió a Timerman, ser autorizado por la Justicia a tratarse en Estados Unidos. Con ese panorama, el martes se disponía a abordar ayer el vuelo 954 de American Airlines con destino a Nueva York. Pero al iniciar los trámites de check in, en el mostrador de la compañía, la revocación de su visa de ingreso.
Tras obtener la excarcelación, su abogada intentó – sin manejo del mundo diplomático- gestionar sin más ante la embajada norteamericana en Buenos Aires que se levante la restricción contra Timerman para pisar territorio estadounidense.
Ante ese sondeo fallido, concurrió a la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores y se llevó una respuesta positiva, luego de solicitar la intervención del Gobierno nacional.
“El Gobierno argentino, ante una solicitud de carácter humanitario presentada hoy por los abogados del ex canciller Héctor Timerman, intervendrá ante la embajada de los EE.UU. para obtener la concesión de un nuevo visado que permita al ex funcionario viajar a ese país para continuar con su tratamiento médico”, indicó Cancillería.
 
Por lo bajo, desde el Gobierno dejaron trascender que la gestión a realizar no garantiza que EE.UU. cambie su actitud de no permitir el ingreso del ex canciller kirchnerista. Y en la Cancillería se ocuparon en subrayar a Clarín que el motivo de la “ayuda” al ex ministro de Relaciones Exteriores de Cristina Kirchner es “netamente humanitario” y de ninguna manera se interprete como respaldo alguno a la gestión anti estaodunidense que Timernan aplicó en su paso por el Palacio San Martín.