Contact Information

Elisa Carrió comenzó a hacer sentir el poder que le otorgaron 1 de cada 2 ciudadanos de la Ciudad de Buenos Aires y advirtió hoy que su partido, Coalición Cívica ARI, podría tomar distancia de Cambiemos porque hay acuerdos que violan los principios de la fuerza oficialista. El detonante de la bronca de los Lilitos apunta al principio de acuerdo alcanzado con los sectores referenciados en Enrique "Coti" Nosiglia y Daniel Angelici de cara a los comicios de la UCR porteña del 10 de diciembre. "Si Cambiemos termina siendo un acuerdo entre Enrique Nosiglia y Daniel Angelici, la Coalición Cívica ARI confirma que no formará parte de este tipo de arreglos del que nos veremos obligados a tomar distancia", señaló la fuerza de Carrió en un comunicado. La unidad del radicalismo capitalino, ya de por sí frágil, terminó de romperse el viernes a partir de la decisión de Radicales en Cambiemos, sector alineado con el PRO, de retirarse del principio de acuerdo alcanzado ayer con los sectores referenciados en Nosiglia y Angelici.

"No vinimos a construir una Argentina corporativa y de negocios, sino una Argentina republicana y con valores", indicaron desde la CC ARI. El viernes a las 18:00, la mesa directiva del comité porteño de la UCR decretó una suerte de "perdón" a los dirigentes que había sido candidatos con Carrió en la lista de Vamos Juntos en la última elección, enfrentando a Evolución, frente de Martín Lousteau, delfín del radicalismo porteño. "Es necesario no cejar en los esfuerzos para constituir "Cambiemos" en la Ciudad de Buenos Aires para los comicios del año 2019 y que para ello deberá respetarse en el acta constitutiva y en el reglamento electoral las mismas condiciones que las acordadas en el año 2015", señalaron en un documento.