Contact Information

El ministro de Justicia, Germán Garavano, sostuvo hoy que el grupo de trabajadores que lo increpó durante una charla en el edificio de la ex Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) "trabaja con La Cámpora", por lo que enfatizó que "fue algo muy político".
Tras ser increpado por trabajadores de su cartera agremiados en ATE por el nivel de salarios que reciben, el funcionario enfatizó que se trató de un hecho "muy armado" ya que "fueron para provocar una situación de violencia en ese sitio".
Para Garavano la metodología del escrache "es una cosa que debemos desterrar", al tiempo que subrayó que "este acto de violencia en ese lugar (por la ex Esma) nos recuerda a épocas muy tristes de nuestros país". 

Garavano detalló que ayer estaba dando una charla sobre el proyecto de reforma Justicia 2020 en el edificio donde funciona el Archivo Nacional de la Memoria, y cuando se dispuso a hablar ante los presentes ingresó al lugar "un grupo muy pequeño" de sindicalistas "pero muy combativo y violento" que "generó mucho pánico" en las más de 200 personas que estaban en el lugar.
"Fue una situación de bastante peligro por cómo ingresaron. Provocaron roturas en el lugar que fueron denunciadas en la Fiscalía y lesiones a algunas personas y, por lo menos, una hizo la denuncia", puntualizó en conversación con radio Mitre.
Garavano también aseguró que este grupo de gremialistas nucleados en la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) "trabaja con La Cámpora", por lo que concluyó que "fue una situación muy política".
"Estos dirigentes tienen mi teléfono, me escriben por WhatsApp, no están en una situación de incomunicación", indicó el ministro, quien consideró que "no se explica por qué fueron a ese lugar y no a mi oficina que está a algunos metros" del Archivo.
Por el hecho, el fiscal de la Ciudad Mauro Tereszko imputó a los presuntos responsables de las agresiones e inició una investigación por daños agravados y diversas contravenciones, como ingreso indebido y maltrato.