Contact Information

Un grupo de habitantes de la villa 31 que rechazan su relocalización por la construcción de una autopista cortaron hoy el paso del tren del ferrocarril San Martín, en el barrio porteño de Retiro, para quejarse por los materiales de las casas nuevas y porque les "quieren hacer pagar la tierra".
La protesta fue concretada esta tarde por una decena de personas, algunas de los cuales cubrían sus rostros con pasamontañas, que se instalaron sobre las vías del ferrocarril con pancartas para evitar el paso de las formaciones.
Una de las voceras del grupo explicó que la queja obedecía a que "no hubo participación alguna de vecinos" que ocupan terrenos en la villa 31 luego de que "el año pasado (desde el gobierno) presentaron el proyecto de ley de ampliación de la autopista Ilia que fue aprobado por la Legislatura" y señala que "se tiene que relocalizar a 120 familias". 

"Ninguna de las familias que estamos acá quiere irse", añadió la mujer y señaló que los manifestantes "hace años que estamos viviendo acá, hay gente que construyó sus casas".
Y, en diálogo con Crónica TV, apuntó que "muchas familias de acá viven en casas de materiales de tres pisos y nos quieren mandar a viviendas de durlock y chapa".
"Nos quieren hacer pagar la tierra, nos quieren hacer que la escritura sea de 30 años", añadió la mujer que habita en una de las casas del asentamiento irregular más grande de la ciudad.
En ese marco, pidió que "se tenga en consideración lo que piensan los vecinos".
"No estamos de acuerdo con que nos localicen en un lugar y las condiciones que ellos quieren", remarcó.
Otro hombre, de nacionalidad paraguaya, confirmó la causa de la queja de los manifestantes al señalar que "fuimos a ver las casas y los materiales no cumplen los requerimientos que nosotros queremos: Son chapas, madera aglomerada y por dentro es durlock, que es yeso con cartón".
De acuerdo al proyecto oficial, el plan de relocalización se enmarca en una iniciativa de la Ciudad para integrar las Villas 31 y 31 Bis de Retiro al tejido urbano formal y que incluye la construcción de viviendas para las familias que deberán abandonar la zona bajo la autopista, una sede del Ministerio de Educación y el mejoramiento de viviendas con servicios.