Contact Information

El integrante del triunvirato de conducción de la CGT Juan Carlos Schmid evitó afirmar si las reformas laborales que pretende impulsar el gobierno no perjudicarán a los trabajadores al advertir que "a seguro se lo llevaron preso", aunque garantizó que la central obrera negociará "para no resignar conquistas".
"A seguro se lo llevaron preso. Estamos adentro de una puja y una tratativa. Cualquiera puede ser aventurado en decir algo. Lo que sí aseguro es que la CGT se va a sentar para no resignar conquistas", aseveró el dirigente ante la pregunta sobre si podía asegurar que una reforma laboral no afectaría los derechos de los trabajadores.
En declaraciones a FM La Patriada, el sindicalista reiteró que la central obrera planteará "límites" a los cambios que intente introducir el Ejecutivo, que tienen que ver con la ley de contratos de trabajo y el convenio de jerarquía nacional, aunque reconoció que "cualquier modificación va a ser acordada en cada mesa de negociación colectiva". 

"La reforma laboral va a afectar al trabajador en la medida en que se acepten las modificaciones de la representación sindical, que son los límites que trazamos. Si se respetan esos límites, no se afecta a los trabajadores", subrayó.
Ayer, el triunvirato de la CGT mantuvo una reunión con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, y con el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, con miras a la convocatoria que el presidente Mauricio Macri hizo a distintos sectores políticos tras el triunfo del oficialismo en las elecciones del domingo.