Contact Information

La Oficina Anticorrupción tiene expedientes abiertos contra 27 altos funcionarios del Gobierno. Todos ellos tienen su correlato en la Justicia penal. Sin embargo, en el organismo que dirige Laura Alonso anticipan que la mayoría de las causas no prosperarán y responden a “denunciadores seriales”.
El presidente Mauricio Macri, el ministro de Energía, Juan José Aranguren; el de Finanzas, Luis Caputo; el de Modernización, Andrés Ibarra y el de Ambiente, Sergio Bergman; son los funcionarios de mayor rango de la actual administración con investigaciones abiertas en la OA. El último en sumarse a la lista fue el ministro de Trabajo Jorge Triaca, tras la denuncia penal en su contra por la incorporación de la casera familiar Susana Heredia como interventora del SOMU. El Jefe de Estado y su familia también sumaron un nuevo expediente por la venta del parque eólico que era propiedad de su familia.
El ente mantiene además investigaciones sobre otras figuras clave del macrismo como el senador Esteban Bullrich, el secretario de Legal y Técnica, Pablo Clusellas, y el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj. En total, son 27 los funcionarios con expedientes abiertos, aunque fuentes de la OA y el Gobierno insisten en que muy pocos tienen posibilidades de prosperar.
El Presidente tiene ahora 6 carpetas abiertas con su nombre en el organismo: por sus sociedades no declaradas en Panamá; por presunta violación de ética pública, por posible enriquecimiento ilícito -a raíz de una denuncia de Gabriela Cerruti; por la firma del memorándum con Qatar, por sus Declaraciones Juradas y por la venta del parque eólico familiar.
En la OA reiteran que no son sólidas las causas contra el Presidente ni contra casi ninguno de sus ministros. De sus días como ministro de Educación, Bullrich arrastra una denuncia por el uso de Tecnópolis para fines privados. El titular de Modernización, otra por la contratación de software para voto electrónico, pero en el Ejecutivo no están preocupados.

De todos modos, los investigadores de la OA que relativizan la mayoría de las causas, apuntan que las dos denuncias contra el ministro de Ambiente, Sergio Bergman, avanzan a piso firme:por irregularidades en la licitación para comprar buses eléctricos y por la adquisición de helicópteros. Otras de las investigaciones que el ente empuja son las que llevan el nombre del ex director del INCAA Alejandro Cacetta, por defraudación; y el del ex subsecretario de Deportes Orlando Moccagatta, por contrataciones irregulares, tráfico de influencias y manejo irregular de subsidios. Esa causa también golpea al secretario del área Carlos Mac Allister. La campaña Antártica -durante la gestión de Julio Martínez- también es investigada por sobreprecios.
 
La OA parece haber despertado de un largo letargo. Tras el decreto de Macri que habilitó a Alonso para asumir en el organismo, la cantidad de investigaciones creció. En los dos primeros años de la gestión de Macri se iniciaron 951 investigaciones, de las cuales 628 son por incumplimientos en las Declaraciones Juradas de los funcionarios.