Contact Information

Los presidentes de las cuatro comisiones que concentrarán el debate sobre la despenalización del aborto, en la Cámara de Diputados, harán esta tarde su primera reunión para organizar la convocatoria. Todos pertenecen a Cambiemos y ya tienen algunas certezas, a tono con las instrucciones que les dio el lunes Mauricio Macri en Olivos para dar lugar a una discusión amplia: armarán un cronograma que se extenderá desde la segunda quincena de marzo hasta al menos principios de junio y llamarán a audiencias públicas en un espacio capaz de albergar a cientos de espectadores. En la primera reunión del años del interbloque de Cambiemos, que tuvo lugar hoy, quedó blanqueado el acuerdo con las promotoras de la ley. Así, el giro a comisiones será el mismo que en ocasión de la presentación de los frustrados proyectos anteriores y por lo tanto funcionará como cabecera la de Legislación General, que volverá a estar a cargo de Daniel Lipovetzky. Se trata de un liberal PRO que ya firmó el proyecto de despenalización que se presentará el miércoles próximo y que se encargó de negociar que las más ansiosas desistan de la sesión especial que pensaban citar para el 8 de marzo, con el fin de forzar el debate sin pasar por las comisiones, en pleno Día Internacional de la Mujer. Lipovetzky se reunirá hoy, luego del mensaje del Presidente ante la Asamblea Legislativa con las futuras titulares de las comisiones de Salud, Carmen Polledo (PRO); de Legislación Penal, Gabriela Burgos (UCR), y de Familia, Alejandra Martínez (UCR). Una de las propuestas que les transmitirá será la de buscar un recinto fuera del Congreso que permita albergar una cantidad de público mayor a la que caben en los limitados espacios de la Cámara de Diputados. La Usina del Arte, en el barrio de la Boca, estaría a la cabeza de las alternativas, si la Ciudad acepta. Como las comisiones aún no están conformadas, el primer paso a cumplir será el de reunirlas, para elegir autoridades. Luego, sus miembros deberán aprobar la agenda de actividades y recién después proceder a inscribir a los aspirantes a exponer en las audiencias. Eso se llevaría varias semanas, hasta que el debate pueda ponerse en marcha. Se estima que se aceptarán como oradores todos aquellos especialistas, funcionarios, activistas y religiosos que proponga cada uno de los bloques. El proyecto de despenalización divide a casi todas las fuerzas -salvo a la izquierda, que lo apoya a coro- y el resultado en la Cámara baja aún es incierto. No ocurriría lo mismo si llega a superar esa barrera y pasa al Senado: allí una amplia mayoría rechaza la legalización del aborto, bajo influencia de las sociedades más conservadoras del interior. Un sondeo realizado por el sitio Web Economía Feminista estima que hasta el momento 86 diputados ya se habrían inclinado por votar a favor de la ley, otros 92 tendrían resulto el rechazo, mientras que 78 aún no tomar posición. En tanto que en el Senado habría 10 a favor, 25 en contra y 37 sin definición pública sobre el tema. Un grupo de al menos 60 diputados tiene previsto ingresar el proyecto el 6 de marzo. Impulsará la legalización del aborto hasta las 14 semanas de gestación y la eliminación de todo límite para los casos de violación o malformaciones graves del feto. En tanto, el diputado macrista Sergio Wisky presentaría un proyecto alternativo para legalizar el aborto.