Contact Information

El presidente Mauricio Macri recibió hoy, junto a la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, a representantes de las Madres del Dolor, con quienes dialogó sobre distintos temas en los que trabaja esta organización civil formada por mujeres que perdieron a sus hijos en hechos violentos. También participó del encuentro Matías Bagnatto, único sobreviviente de la llamada Masacre de Flores, ocurrida hace 23 años, cuando toda su familia murió carbonizada por un incendio provocado de manera intencional. En declaraciones a la prensa a la salida de la Quinta presidencial, Bagnato señaló que le plantearon al presidente "su compromiso de apoyar y poner en la agenda" ante "gobernadores de todas las provincias" para que "la ley" que limita la libertad condicional a condenados por delitos "pueda implementarse en todas las provincias porque los más necesitados son las víctimas del interior" del país. 

Según se informó desde Casa Rosada, por las madres asistieron al encuentro, que se desarrolló en la residencia de Olivos, Silvia Irigaray, titular de la entidad, Viviam Perrone, Elsa Gómez, Elvira Torres, Nora Ribaudo e Isabel Brito. Macri estuvo acompañado por los ministros de Justicia, Germán Garavano y de Desarrollo Social, Carolina Stanley.
"Quedamos muy conformes, confiamos en que el Presidente va a poner en agenda estos temas", añadió Bagnato al término de la reunión y sostuvo que en la misma "quedó en claro de parte nuestra, que queremos vivir en un país donde esté bien claro quién es la víctima y quién el victimario y dejar de confundir los roles como estaba sucediendo durante mucho tiempo" donde "han trabajado para desvirtuar la situación y poner el victimario como víctima".
Entre los pedidos que plantearon al gobierno, Bagnato señaló que entre los cambios al nuevo código penal solicitaron que "la víctima tiene que tener derecho de ser parte desde el comienzo hasta el final" de la causa y el Estado "garantizar su seguridad cuando los jueces le dan libertad condicional al victimario que cumplió una condena".
Según Bagnato, le destacaron a Macri que "el 90 por ciento de los victimarios son reincidentes, personas que ya habían sido condenadas".