Contact Information

Apenas asumió la presidencia del PJ, Gustavo "Tano" Menéndez fijó entre sus objetivos conseguir -cual regreso de “hijos pródigos”- la vuelta al partido de figuras del peronismo que se corrieron del espacio por diferencias con el kirchnerismo. Con ese plan, el intendente de Merlo está abocado a reunir piezas: ya consiguió una primera foto con Sergio Massa y ayer se mostró junto al diputado del bloque de los gobernadores, Diego Bossio.
“Venimos dialogando hace mucho. Yo nunca me fui del partido pero es cierto que existen diferencias con otros sectores. El peronismo hoy debe buscar alternativas, opciones y cuadros políticos para regenerarse. No se trata de sólo armar un frente opositor, sino crear una alternativa de gobierno”, afirmó Bossio a Clarín, aunque consultado sobre la idea del “Tano” de lograr que Sergio Massa se siente cara a cara con Cristina Kirchner, respondió: “La solución no es volver al pasado”.
Del encuentro en el SUM del edificio del ex titular del ANSES también participaron los jefes comunales Leo Nardini (San Martín), Santiago Magiotti (Navarro) y Alberto Descalzo (Ituzaingó). Salvo por Descalzo, ese mismo grupo fue el que se reunió con el jefe de la bancada del peronismo en el Senado, Miguel Angel Pichetto a fines del año pasado. Eso le valió a Menéndez una lluvia de críticas del ala más kirchnerista que considera a Pichetto un "traidor".
En ambas reuniones, la excusa formal fue conversar la necesidad de que los bloques representen "los intereses de los intendentes bonaerenses en el Congreso". Armar una agenda de temas comunes, es el primer gesto de cara a una integración mayor, que incluya a gobernadores, y que pueda llegar a tener, en 2019, su correlato electoral.
Por eso, con la capa de mediador puesta, Menéndez insiste en el "diálogo" con todas las partes. Algunos intendentes incluso le objetan que va "demasiado rápido".
Tras la reunión con Massa en Pinamar, la semana pasada, varios referentes del Frente Renovador, como Graciela Camaño, salieron a rechazar cualquier posibilidad de acercamiento con la ex presidenta.
"El Tano está enchufado a 220, se manda solo. Es innecesario ir tan lejos. Hay que ir viendo qué pasa", señalaron desde algunas municipalidades. En parte, aseguran, por esta situación se frenó el encuentro entre todos los intendentes que Menéndez había pensado para hoy. "Quedó en veremos por ahora", indicaron en el entorno de un intendente.
Igualmente, el jefe partidario continua gestionando para estos días nuevas reuniones con pares y otros referentes. El ex ministro, Florencio Randazzo, figura en su lista. Antes de fin de año ya compartieron un encuentro y permanecen en diálogo.
En paralelo, se teje la relación con el kirchnerismo. Como adelantó este diario, la semana pasada el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, mantuvo una cena a solas con Máximo Kirchner en la que también pusieron el eje en coincidir en algunos temas.
La primera señal concreta se dio anteayer, cuando Menéndez anunció que el PJ se sumaba a la junta de firmas ideada por el kirchnerismo desde el Instituto Patria para derogar la Reforma Previsional.