Contact Information

 El juez federal Ariel Lijo sobreseyó a la vicepresidenta Gabriela Michetti en la causa donde era investigada por el origen del dinero que fue sustraído de su casa el día 22 de noviembre de 2015, al determinar que la plata, su recaudación y las fundaciones intervinientes son lícitas.
La vicepresidenta de la Nación había denunciado que mientras se llevaron a cabo las elecciones presidenciales fue víctima de un robo en su vivienda, de donde le sustrajeron 245 mil pesos y 50 mil dólares.
"Los testimonios recibidos y la prueba documental recabada en este sumario han corroborado la versión que sobre los hechos aquí investigados expuso Marta Gabriela Michetti en las distintas presentaciones efectuadas ante este Tribunal", sostuvo Lijo. 

En ese marco, dijo que "en esa inteligencia, entiendo que el cuadro probatorio antes valorado ha permitido verificar no sólo la convocatoria de la recaudación, los motivos que la impulsaron, la entrega de los donativos y, especialmente, el origen de los montos de dinero aportados y la capacidad económica de los contribuyentes para efectuarlos".
Así, el magistrado dispuso el archivo de la investigación vinculada al funcionamiento y financiamiento de las fundaciones SUMA, FUNDAR -JUSTICIA y SEGURIDAD-, CREER y CRECER, FORMAR y PERICLES, indicaron fuentes judiciales.
El juez sostuvo que luego de producir toda la prueba y recopilar gran cantidad de información de cada una de las fundaciones no se verificó ningún hecho delictivo ni tampoco sustentó la producción de nuevas medidas por encontrarse agotada la investigación.
"Continuar investigando estas fundaciones en los términos planteados implica derribar un pilar fundamental de todo estado de Derecho, siendo un límite a la potestad punitiva del Estado; máxime cuando se dispusieron una gran cantidad de medidas probatorias que ni siquiera permitieron presumir alguna conducta ilícita", aseguró.
El 22 de noviembre de 2015, el día en que Cambiemos ganaba las elecciones presidenciales, a Michetti le robaron de su casa $ 245.000 y U$S 50.000.
Según explico Michetti en un escrito donde pidió su sobreseimiento, tres semanas antes de las elecciones le pidió a su asistente Santiago Riobó que la ayudara "con una colecta de dinero para hacer frente a algunos gastos de organización de la cena anual de recaudación de fondos de la Fundación SUMA, que se realizaría una semana después de las elecciones, el lunes 30 de noviembre de 2015".
También se le solicitó a su hermana, Silvina Michetti, y al senador Federico Pinedo, que buscaran "donaciones dentro de nuestro propio equipo de trabajo" y amigos del partido, quienes aportaron cifras que van desde los 2.500 pesos hasta los 15.000.
En la causa declararon todos los involucrados para dar explicaciones y reconocieron los aportes que se hicieron.
En más de un centenar de carillas, el juez Lijo escribió: "Nos encontramos frente a Fundaciones que funcionan hace gran cantidad de años, las cuales se encuentran debidamente registradas ante la Inspección General de Justicia y que no evidencian un crecimiento económico llamativo o irregular".
Y agregó que "a ello se suma la circunstancia de que ninguna de ellas ha sido sindicada por la Unidad de Información Financiera con motivo de algún reporte de operación sospechosa o vinculación al lavado de dinero".
"En el marco de este proceso, no se desestimó la denuncia ni se ordenó su archivo al momento de ingresar ante este Tribunal, sino por el contrario se llevó a cabo una investigación bajo los requerimientos efectuados por el representante del Ministerio Público Fiscal. Sin embargo, el cuadro probatorio recabado no sustenta la producción de nuevas medidas probatorias", dijo.
En base a ello, Lijo sostuvo que "ante la inexistencia de conductas que puedan ser subsumidas en un tipo penal, al menos con los elementos probatorios recolectados, es que se procederá a archivar las presentes actuaciones".