Contact Information

Los ministros de Relaciones Exteriores, Jorge Faurie,, y de Producción, Francisco Cabrera, mantendrán este martes una entrevista con el representante de Comercio de los Estados Unidos, Robert Lighthizer, quien hoy se encargó de reiterar las críticas del gobierno de Donald Trump la Organización Mundial del Comercio (OMC) sobre todo a su sistema de juicios y apelaciones como modo de resolver los conflictos, que para Washington favorece a países que buscan ser tratados como naciones en desarrollo.
En medio de estas tensiones que se generaron en esta XI Conferencia de la OMC por la postura ríspida y proteccionista de Washington, fuentes del Gobierno hicieron saber a Clarín que por ahora no hay intenciones de montar una denuncia en la organización contra dicho país por la decisión del Departamento de Comercio de EE.UU. de subir los aranceles del biodiésel argentino hasta más del 72% como fue ratificado hace algunas semanas. La decisión del gobierno de Mauricio Macri es esa, y por ahora se entiende que los privados tienen modos de entenderse. Ello ya fue conversado con los funcionarios de Washington por los secretarios de Relaciones Económicas Internacionales, Horacio Reyser, y de Comercio, Miguel Braun, que podrían sumarse a la cita con Lighthizer que tendrá lugar el martes en el Hotel Hilton.
Los debates de la XI Conferencia se iniciaron hoy en este hotel de Puerto Madero después de que el presidente Mauricio Macri encabezara ayer la inauguración en el CEC junto a sus pares del Mercosur y representantes de otros seis países de la región que se comprometieron al libre comercio en la llamada Declaración de Buenos Aires. En ese discurso, el Presidente mismo dijo que había que resolver los problemas del comercio con "más OMC y no con menos OMC" y "sin culpar a otros".
Se esperaba por cierto un discurso duro de Lighthizer, en el contexto de la pelea de Trump contra los acuerdos de libre comercio. Sin embargo el representante no pateó el tablero según lo interpretado por todas las delegaciones. "La OMC es buena, pero existen serios desafíos", señaló. Agregó: "Nos preocupa que la OMC esté perdiendo su enfoque principal y se esté convirtiendo en una organización focalizada en conflictos", en lugar de "estimular las negociaciones comerciales", aseguró Lightlizer, en su discurso que generó muchos expectativas pero terminó siendo una reiteración de las críticas que se oyen del organismo por parte de EE.UU. incluso desde antes de Trump.
Estados Unidos está por detrás de la parálisis que afecta los tribunales que resuelven las controversias en la OMC. Concretamente se estaría negando a aprobar vacantes de jueces de este órgano de solución de conflictos como el de la guerra de Boeing versus Airbus, o las divergencias tarifarías o agrícolas como la que podría abrir Argentina contra EE.UU. el biodiésel, que ha frenado la venta al mercado estadounidense de más de U$S 1200 millones por año. Argentina de hecho retomó sus ventas del biocombustible al mercado europeo tras ganar un juicio en la OMC.
Para otros países, como Brasil, el problema que se plantea por el tema de los juicios no es parándolos, dijo una fuente de la delegación vecina. Lo importante, marcando diferencias con EE.UU es avanzar hacia negociaciones y llenar los baches de los acuerdos para que disminuyan los litigios.