Contact Information

El integrante del triunvirato de la CGT Juan Carlos Schmid consideró hoy que el Gobierno "tiene que tomar debida nota, no solamente del paro, sino de la multiplicación de protestas de los últimos tiempos", y advirtió que después de la huelga del 6 de abril los sindicalistas se van a "reunir para ver cuál es la respuesta del Ejecutivo".
En ese sentido, el titular de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), Roberto Fernández, advirtió que si el Gobierno no convoca a una "mesa de diálogo" multisectorial, se considerará una "provocación" y "va a ser una lucha", tras ratificar la adhesión de su gremio al paro nacional del 6 de abril. En tanto, el secretario general adjunto del sindicato de camioneros, Pablo Moyano, advirtió en las últimas horas que el "plan de lucha" de la CGT continuará después del paro del 6 de abril, durante un encuentro con sindicalistas en la Legislatura porteña. 

Por su parte, Schmid enfatizó que "el Gobierno tiene que tomar debida nota no solamente del paro, sino de la multiplicación de protestas que ha habido en los últimos tiempos".
En cuanto a la relación entre la CGT y el gobierno de Mauricio Macri, señaló que "era una relación entre un Ejecutivo que estaba llevando adelante una serie de medidas de fuerte ajuste y una central obrera que intentaba encontrar alternativas a ese ajuste".
"El tono en la relación con el Gobierno cambió porque en enero, febrero y marzo se profundizaron los despidos y las suspensiones, particularmente en el sector industrial", sentenció en declaraciones a FM Blue. Consultado sobre el devenir de las medidas de fuerza en el caso de que el Ejecutivo no tome en cuenta los reclamos de la CGT, afirmó: "Después del paro del 6 de abril se reunirá el Consejo Directivo (de esta central) para ver efectivamente cuál es la reacción del Ejecutivo". En tanto, Fernández manifestó que "no" están "en contra del gobierno", pero "hay que cambiar la política, hay que cambiar la injusticia por la justicia", y advirtió que "solo no se puede gobernar".
El sindicalista insistió en la necesidad de que el gobierno llame a una "mesa de diálogo y consenso con los sectores del trabajo, partidos políticos, empresarios e Iglesia", y retrucó: "Si no hay una convocatoria, sería una provocación y va a ser una lucha". "(Pero) lo que nosotros no queremos es una lucha, lo que queremos es sentarnos a una mesa, ser inteligentes y discutir un proyecto serio para todos los argentinos", enfatizó.
Por último, Pablo Moyano acusó el martes al presidente Mauricio Macri de "odiar" y "despreciar" a los trabajadores, y sentenció: "El 6 de abril será un paro histórico. A partir de ahí vamos a seguir con en este plan de lucha"