Contact Information

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, consideró que la marcha de la CGT "no ha sumado nada", pero destacó que "hoy, más que nunca, tenemos que dialogar y estar unidos si queremos mejorar la situación de los trabajadores".
Peña, durante una visita realizada a la provincia de Jujuy, señaló que "no ha sumado nada, porque se vio una gran despliegue de colectivos y de organización que lo que hizo fue dificultar a todos los que viven allí, sin una consigna clara, sin un mensaje especifico".
No obstante, el jefe de Gabinete destacó la importancia de "dialogar y sentarnos a una mesa, sector por sector, viendo cómo hacer para reactivar una economía, que ya arrancó y que está creciendo". 

Sostuvo que desde el Gobierno "siempre decimos lo mismo, que nos sentemos a dialogar y a trabajar juntos", porque "hoy en la Argentina hay diálogo, no hay más persecución al que piensa distinto y no hay más fragmentación".
Agregó que "claramente la Argentina viene saliendo de cinco años de estancamiento" y puso de relieve que "revertimos la tendencia, y hace 10 meses que se genera trabajo y sector por sector se está reactivando".
Aseguró que "estamos haciendo la inversión social más grande que se haya hecho en la historia argentina y reforzando todo lo que es el acompañamiento a los sectores más vulnerables".
Peña participó, junto al gobernador Gerardo Morales, de la marcha que evoca el Exodo Jujeño.
Consultado sobre la situación de la dirigente Milagro Sala, el funcionario reiteró la postura del Gobierno nacional en el sentido de que "es un tema en el que tenemos que respetar el proceso judicial".
"Lo que sí está claro en la discusión política es la diferencia de valores con que se vive hoy en Jujuy. La paz y la tranquilidad del pueblo jujeño que recuperó la normalidad a partir de la acción del Estado para garantizar la igualdad de oportunidades, y de trabajar para ayudar a los sectores más vulnerables", subrayó.