Contact Information

De temario propuesto por el Gobierno para las sesiones extraordinarias del Congreso, convocatoria que termina este 31 de diciembre, quedaron afuera proyectos clave como la reforma laboral, y la del Ministerio Público Fiscal (MPF). Tampoco llegaron a tratarse los ascensos en las Fuerzas Armadas, en medio de la crisis disparada por la desaparición del submarino ARA San Juan.
 
 
La reforma laboral quedó postergada, en principio para marzo, ante la negativa del peronismo -el sector del senador Miguel Pichetto- a avanzar en esa iniciativa “sin el consenso del movimiento obrero”, es decir la CGT. Esa reforma había sido aparentemente consensuada entre el Gobierno y la central sindical, pero rápidamente quedó en evidencia que no había cohesión entre los sindicalistas y el sector de Pichetto decidió poner el pie en el freno al proyecto ansiado por la Casa Rosada.
 
 
La reforma del MPF también está congelada desde noviembre. El pedido de licencia hasta su renuncia con fecha efectiva este 31 de diciembre de la procuradora kirchnerista Alejandra Gils Carbó, descomprimió la situación. Pero oficialismo y oposición no terminan de ponerse de acuerdo y se achacan mutuamente responsabilidad en la falta de avances en el tema.
 
Los ascensos militares están en veremos. Si bien el Gobierno después de muchas vueltas y mensajes muy erráticos desplazó finalmente al jefe de la Armada, Hipólito Srur, no se definió sobre los reemplazos en las jefaturas del Ejército y de la Fuerza Aérea, que se dan por descontados.