Contact Information

Ayer el Congreso amaneció "militarizado" como se escuchó a decir a muchos diputados. En total, fueron más cinco horas de violencia que comenzaron pasado el mediodía. Aunque pasadas las 8 de la noche continuaba la tensión sobre los alrededores. El saldo: 30 heridos, nueve de ellos policías, 22 detenidos, al menos una decena de automóviles destrozados (uno prendido fuego) y decenas de contenedores incendiados. De más está decir la inmensidad de cascotes y basura que quedó diseminada por la calle.
La plaza comenzó a llenarse de manifestantes y frente al Congreso, un vallado de más de dos metros de alto impedía cualquier tipo de contacto entre los manifestantes y los más de mil efectivos de Gendarmería, Policía Federal y Prefectura apostados del otro lado.
Las columnas habían empezado a concentrarse desde la mañana y entre la larga lista de agrupaciones que se acercaron a mostrar su rechazo al tratamiento de la ley previsional se pueden contabilizar el tridente de San Cayetano conformado por la CTEP, la CCC y Barrios de Pie y otras organizaciones como La Dignidad y el Frente Darío Santillán. También estuvieron ATE, ambas CTA y gremios de la Corriente Federal como Sadop y La Bancaria. Todo este grupo había participado de la marcha del miércoles.
Del Concejo Directivo de la CGT, que ayer desarticuló el paro anunciado, este diario pudo ver solamente a Francisco Gutiérrez (UOM) y a Rodolfo Daer (Alimentación) que marchaban con sus respectivas columnas. A Gutiérrez lo acompañó Antonio Caló, titular de los metalúrgicos. También estuvo presente el sindicato clasista del Neumático y el Frente de Izquierda, quienes quedaron pegados a las vallas frente al Congreso y fueron los primeros en recibir balas de goma y gases lacrimógenos, que abundaron durante toda la tarde.
Por Rivadavia ingresaron columnas de distintos partidos políticos y organizaciones sindicales y sociales al grito de "Esta reforma no va a pasar, hay que votar un plan de lucha nacional", se escuchaba. Entre las agrupaciones se colaron algunos jubilados sin afiliación que también reclamaban. "Trabajador en actividad : te va a pasar lo mismo. ¡Despertá!", dice el cartel de una señora mayor.
Estuvieron presentes La Cámpora -con su líder Andrés "Cuervo" Larroque y la diputada Mayra Mendoza acompañando- la CTA, el Partido Obrero, la UOM, Barrios de Pie, el MST y APOPS, de los trabajadores de ANSES.
 
Para eso de las 14, los movilizados de la izquierda quedaron cara a cara con la Gendarmería y le pidieron que levantaran el vallado para llegar al Congreso. A la par que sucedía esto sobrevolaron objetos contundentes por sobre las vallas y ahí se encendió la mecha que ya no se apagaría más: piedras contra los policías que respondían con gases, balas de goma y agua. No obstante esta situación, el legislador de la Ciudad, Gabriel Solano, contó a Clarín a minutos de ocurrida este "acto de represión" que "fuimos los primeros en recibir balas de goma y gases con la intención de intimidar para que no se siga sumando gente; nos replegamos en la plaza para seguir reclamando que se caiga la sesión que fue lo que se logró".